Las relaciones en línea satisfacer primera vez

En este sentido, la teoría de las relaciones humanas se convirtió en un movimiento típicamente estadounidense dirigido a la democratización de los conceptos administrativos. 2. El desarrollo de las llamadas ciencias humanas, en especial la psicología y la sociología, así como su creciente influencia 62. En resumen, la relación de pareja se convierte en una oportunidad a través de la cual creemos que podemos sanar de una vez por todas las heridas del amor, las deficiencias emocionales, las decepciones sufridas durante la infancia y la pareja se convierte de alguna manera en un sustituto de nuestro padre, de nuestra madre (o ambas cosas) e inconscientemente invitamos, y a veces desafiamos a ... Cuando llegué por primera vez a mi primer trabajo, en una planta empacadora de minivegetales, estaba totalmente convencido de que iba a ser un trabajo, en su mayoría, de oficina. Sí consideraba ... Fue la primera vez en que se habla de la calidad de la construcción donde si la casa se derrumbaba con sus habitantes adentro entonces se ejecutaba al albañil responsable de la obra, esto con la esperanza de evitar que esos errores se repitieran otra vez. vez cuando se diseña una nueva planta o línea de ensamble. ... Las relaciones de precedencia entre las tareas, es decir, la secuencia en la que deben ejecutarse; y 3. La tasa de producción deseada o pronóstico de la ... • En una línea de ensamble, el producto generalmente se mueve en forma automatizada, tal como una banda Te enfrentas con ciertas dudas a tu primera relación abierta o poliamorosa y es normal. Aquí te presentamos cuatro errores comunes que no te puedes permitir si quieres que todo vaya como la seda. Meprolight Ltd., miembro del Grupo SK y fabricante líder de sistemas electro-ópticos, equipos de visión térmica y nocturna, miras auto iluminadas y LRF para uso civil, militar y de aplicación de la ley, presenta por primera vez en LAAD la MEPRO NYX-200 una mira térmica no refrigerada, cámara digital diurna/nocturna y la mira de holográfica de encuadramiento rápido HORUS. Las diferencias que se establecen en algunos autores es que las Relaciones Humanas forman parte de un proceso administrativo y por lo tanto se ubican en esa función, y que las Relaciones Públicas buscan desarrollar, mantener e incrementar la confianza de su 'público' hacia la Organización. Sumario: 1. Introducción, 2. Un breve recuento de nuestro modelo de Estado, 3. Intervencionismo estatal en las relaciones contractuales, 4. Toda norma jurídica debe examinarse a la luz del principio de razonabilidad, 5. La buena fe contractual debe estar presente en todas las etapas de formación del contrato, 6. Conclusiones. El masoquismo psicológico, también conocido como trastorno de personalidad masoquista, es una dinámica de las relaciones dentro de parejas o familias en donde los sujetos involucrados no son conscientes de la agresividad presente en sus comportamientos y pensamientos: el masoquismo genera sufrimiento en sí mismos y en las personas que aman.

El amor, con etiquetas.

2020.07.28 03:06 Otro_engranaje El amor, con etiquetas.

¡Buenas comunidad!
En esta ocasión traigo para compartirles un breve ensayo que elaboré en estos días sobre la cuestión del amor y su mercantilización en redes sociales estilo Tinder, Badoo, y otras tantas. Les dejaré el link a mi blog, si les place para leerlo con mayor comodidad, y también dejaré el ensayo por este medio. Sin más preámbulos, el ensayo...

El amor, con etiquetas.
No es un nuevo decir que “el amor”, en el transcurso del siglo XXI, ha tomado en las sociedades modernas un rumbo completamente diferente al que seguían los compromisos tradicionales. Tampoco es nuevo el decir que el “amor” (en comillas, pues deberíamos definir qué es amor) se transformó en una mercancía más en el momento que fue acaparado por el “espectáculo”.
Cuando Guy Debord (filósofo situacionista) escribía en los 60’ que “el espectáculo no es un conjunto de imágenes, sino una relación social entre personas mediatizada por imágenes”[1], no creo que haya imaginado que las mismas personas fuesen las que configurasen su propia imagen para utilizarla como un medio de relacionarse socialmente o, por lo menos, no con la misma eficiencia con la que hoy lo hacemos. Y es que, en su gran mayoría, las webs y apps de citas por internet son fundamentalmente eso: la mercantilización del amor, la cosificación de nuestra imagen como individuos. Y, parafraseando a Bauman, las relaciones tienden a ser “líquidas”, débiles e implican poca responsabilidad. Es cuestión de satisfacer un deseo o una apetencia, por eso no implica realmente una relación “amorosa”, no implica un “nosotros”. Las palabras del filósofo, sociólogo y ensayista son crudas, pero de una verosimilitud considerable con la realidad:
El deseo es aquí el deseo de consumir […]. El deseo es un impulso dirigido a despojar a la alteridad de su otredad y, de paso, de su poder. De tanto ser probada, explorada, conocida hasta la familiaridad y domesticada, la alteridad sale con el aguijón de la tentación extirpado y roto... sí sobrevive al tratamiento, claro está. Pero lo más probable es que, en el proceso, sus restos no digeridos terminen cayendo del ámbito de los productos consumibles al de los desechos.[2]
El miedo a la responsabilidad es evidente, y el lenguaje hace una manifestación empírica de ello. Los llamados “vínculos sexo-afectivos” manifiestan esta cosificación, aunque el término en sí sea utilizado para “no poner al otro en el lugar de objeto de un vínculo”[3], cuando el proceso mediante el cual uno selecciona estos vínculos es comparable al de ver un catálogo de ropa en línea:
¿Cómo hacer para generar un "match" que sea compatible con lo que buscás? Lo mejor es ser específico en las búsquedas. "Vamos buscando gente afín, yo tengo mis claves, políticas y feministas, y esto me sirve de filtro para las personas que agrego.[4]
La anterior declaración de una usuaria de la app Tinder deja en claro el proceso. Basta con seleccionar filtros para encontrar lo que más se adecua a lo que uno desea del otro. Todo aquel que no cumpla los requisitos que cada uno o cada una impone en su búsqueda, será invisibilizado por un algoritmo que “filtra” aquellos perfiles que no nos gustan o no nos interesan.
La “ley de Mirtha.”
Mirtha Legrand, la “Chiqui”, conductora de televisión argentina de antaño, forjaría sin saber el precepto que este tipo de redes sociales readapta a su estructura de funcionamiento: “Cómo te ven, te tratan…” y si te ven mal no hace falta el maltrato, alcanza con hacer un “click” o un movimiento del dedo (dependiendo de si se usa una computadora o un smarthphone) e indicarle a la aplicación que no nos interesa el perfil que se nos presenta en la pantalla.
Refiriéndose al “sexting” (o “sexo virtual”), una experta en salud sexual señala:
“… tener en cuenta que nuestras imágenes se deben enviar sin el rostro y sin ninguna seña particular que nos pueda reconocer […]. El riesgo que corremos es que nuestra imagen sea reenviada sin que estemos de acuerdo…” [5]
Si bien la autora informa sobre un peligro real y habitual en la cuestión de la divulgación de imágenes íntimas en la virtualidad, deja constancia de este empleo de la imagen como mero objeto de deseo, y la “cosa” sigue ahí, al punto que no podemos ni confiar por entero en nuestro “vínculo”, pero aun así necesitándolo para satisfacer nuestros apetitos sexuales.
Cuando Zygmunt Bauman habla sobre la “vida de consumo”, se refiere justamente a una sociedad donde todo debe ser necesariamente consumible, dónde nosotros mismos somos llamados a producirnos para nuestro posterior consumo:
Los colegiales y colegialas que exponen con avidez y entusiasmo sus atributos con la esperanza de llamar la atención y quizás ganar algo de ese reconocimiento y esa aprobación les permitiría seguir con el juego de la socialización; los clientes potenciales que necesitan expandir su nivel de gastos y límite crediticio para ganarse el derecho a un mejor servicio […].
Ellos son, simultáneamente, los promotores del producto y el producto que promueven.[6]
A modo similar, somos nosotros quienes construimos una imagen, un perfil que nos sirve como carta de presentación, al mismo tiempo que buscamos perfiles que cuadran con nuestros gustos y nuestras preferencias. Nos evitamos así la molestia de tener una experiencia “desagradable” con nuestro próximo “vínculo” a consumir.
En la web del diario La opinión de Murcia, una crónica nos brinda un ejemplo claro, en contexto de pandemia –que al mundo azota en este 2020–:
Mientras esperaba para volver desde el extranjero, Alicia se ilusionó con Paula. «Parecía que la cosa iba bien. En cuanto volví a España, quedamos. Era la fase 3». Alicia recuerda pasar una primera cita con las mascarillas puestas y miedo al contagio, pero «la distancia social no la mantuvimos». «Fue una cita agradable, pero no hemos vuelto a hablar», manifiesta Alicia, que recuerda que se había formado otra imagen de ella por sus fotos y mensajes y, finalmente, superó sus expectativas.[7]
En el momento en que la incongruencia entre la imagen y la realidad queda en manifiesto, la ilusión y el deseo se desvanece. El conocer al otro, el adentrarse en el otro, no juega un papel importante. Pero así es el acuerdo, casi tácito, entre los usuarios.
Cualquiera puede retrucar, en esta instancia, que lo de dar una “buena imagen” no es nuevo. Lo cual es bien cierto. El linaje, las riquezas, la gentileza “caballeresca” … eran así mismo una especie de carta de presentación en otros momentos de la historia. En el Decamerón de Bocaccio es factible de observar este tipo de estilo de “hombre” de la Alta edad Media, y asimismo prototipos de mujeres “ideales”. Pero se trataba de una sociedad más elitista y estrictamente jerarquizada, y no existía una “mercantilización” de la imagen como la que hoy tenemos, ni tampoco una producción tan generalizada de nuestra propia imagen. Lo que vivimos hoy es una especialización técnica y masiva de autoproducción y consumo de experiencias, donde ya ni siquiera buscamos el amor, sino la satisfacción; donde no queremos asumir compromisos, sino consumir hasta que el producto se agote.
La imposición silenciosa de una imagen hegemónica.
No se puede oponer, abstractamente, el espectáculo y la actividad social efectiva; este desdoblamiento se encuentra él mismo desdoblado. El espectáculo que invierte lo real es efectivamente producido. Al mismo tiempo, la realidad vivida se encuentra materialmente invadida por la contemplación del espectáculo, y retoma en sí misma el orden espectacular dándole una adhesión positiva. De los dos lados la realidad objetiva está presente. Cada noción así fijada no tiene como fondo más que su pasaje a lo opuesto: la realidad surge en el espectáculo, y el espectáculo es real. Esta alienación recíproca es la esencia y el sostén de la sociedad existente.[8]
No solo nos producimos a nosotros mismos para nuestro posterior consumo, así como buscamos un perfil que nos resulte “deseable” o que sea de nuestro agrado. Necesitamos un modelo. Necesitamos saber cómo ser “lindos”, “apuestos”, “atractivos”. Precisamos construir una imagen que atraiga a más compradores y/o compradoras, con el menor margen de error posible. Aquí es donde aparece el espectáculo como “la afirmación de la apariencia y la afirmación de toda vida humana, es decir social, como simple apariencia.” [9] La relativa facilidad contemporánea de acceder a los medios masivos de información y del espectáculo hacen factible esta imposición de una imagen hegemónica[10], tanto para el hombre como la mujer, a la que el gran público tiende a aspirar. Y, a veces incluso sin saberlo, reproducimos esta imagen de lo “bello”, de lo “atractivo”, de lo “sensual”, en un intento voraz por agradar y por producirnos. Así mismo, cuando buscamos en las redes de citas virtuales nuestra “pareja”, las primeras impresiones nos entran directamente por los ojos, pero no solo por los ojos, sino que también penetran en esa estructura espectacular de lo “bello” que hemos incorporado, que se a introducido, justamente, de manera silenciosa.
El caso del cuerpo femenino es fácil de observar, sobre todo con el auge de los y las influencers.[11] Una de estas figuras hegemónicas que se instala y que sin saber se anhela es, por ejemplo, en Argentina, la de Maria Sol Pérez, o Sol Perez. El volumen y las curvas de su cuerpo vienen a representar la figura de lo sensual[12]. Se sigue así, entonces, que la mujer cuya figura más se asemeje a la de la influencer, será más atractiva. Eso se aspira tener (en el caso del consumidoa) y eso se busca ofrecer (en el caso de quién se produce).
¿El fin del amor?
Si bien lo anteriormente expuesto es evidencia explícita de la mercantilización de nuestra figura y nuestra imagen, así como del consumo del otro como si de un producto más se tratase para la satisfacción de algún apetito nuestro, todo este panorama no es ni por lejos una ley “universal” (aunque tienda a ser la “norma”)
Las relaciones amorosas de este siglo, concretadas mediante un proceso completamente comparable al de ir a un supermercado o al de hacer compras en línea, se articulan a través de una estructura, por así decirlo, de mercado. Lo que no quita que uno no pueda encontrar el amor a través de ellas. Pero debemos cuestionarnos: ¿Cuándo gana la aplicación?, ¿cuándo encontramos “el amor”, o cuándo nos vemos forzados a recurrir a ella una y otra vez por nuestras relaciones “fallidas”?
Antes de finalizar este breve ensayo, me permito dar una concepción más profunda sobre el amor, del ya citado libro de Zygmunt Bauman:
[…] no es en el anhelo de cosas ya elaboradas, completas y terminadas donde el amor halla su sentido, sino en el ansia por participar en el engendramiento de tales cosas. El amor es análogo a la trascendencia; no es más que otro modo de llamar al impulso creador y, como tal, está preñado de riesgos, pues ninguna creación sabe con certeza en qué irá a dar.[13]
El amor seguirá existiendo. Solo basta distinguirlo y no sucumbir ante lo efímero de la mera imagen.

[1] Debord, G. (1967): La sociedad del espectáculo. Ediciones naufragio. (p.9) En línea: http://criticasocial.cl/pdflibro/sociedadespec.pdf
[2] Bauman, Z. (2003): Amor líquido. Paidós. España. Barcelona. (p.27)
[3] (18-08-2019): “´Salgo con mi vínculo´: el nuevo vocabulario de las relaciones de hoy”. Clarín, Entremujeres, Edición virtual en línea: https://www.clarin.com/pareja/-salgo-vinculo-nuevo-vocabulario-relaciones-hoy\_0\_f\_hAm1RNY.html
[4] (17-05-2019): “Apps de citas: lo que buscamos, lo que nos ilusiona, ¡lo que nos espanta!”. Clarín, Entremujeres, Edición virtual en línea: https://www.clarin.com/entremujeres/pareja/apps-citas-gusta-ilusiona-espanta\_0\_5UuqHXRUo.html
[5] Zilberman, D. (26-07-20): “No podemos dejar de lado la sexualidad”, Página 12, Sociedad. Edición impresa, p.21.
[6] Bauman, Z. (2007): Vida de consumo. (p.13) Ebook. En línea: https://www.lectulandia.co/book/vida-de-consumo/
[7] Mar Ibáñez León (25-07-2020): “Noviazgos por Tinder durante el confinamiento”. La opinión de Murcia. En línea: https://www.laopiniondemurcia.es/cultura-sociedad/2020/07/26/noviazgos-virtuales/1132149.html
[8] Debord, G. op. Cit., p.10
[9] Debord, G. op. Cit., p.10
[10] Se habla de “hegemonía” cuando hay un dominio o superioridad de una entidad sobre otras “de igual tipo”. (Wikipedia. Wiki: “Hegemonía”. En línea: https://es.wikipedia.org/wiki/Hegemon%C3%ADa)
[11] Según Wikipedia: “El marketing de influencia, o mercadotecnia influyente, es una forma de publicidad que ha surgido a partir de una variedad de prácticas y estudios recientes, enfocada más a los individuos que al mercado objetivo en su conjunto. Identifica a las personas que tienen influencia (comúnmente llamados influencers) sobre los compradores potenciales y las actividades de mercadotecnia orientadas en torno a estas personas influyentes.” (Wikipedia. Wiki: Mercadotecnia influyente. En línea: https://es.wikipedia.org/wiki/Mercadotecnia\_influyente)
[12] (18-08-2018): “Sol Pérez derritió Instagram con un sensual topless ¿y moretones?”. Los Andes. En línea: https://www.losandes.com.asol-perez-derritio-instagram-con-un-sensual-topless-y-moretones/
[13] Bauman, Z. op. Cit., p.24
submitted by Otro_engranaje to filosofia_en_espanol [link] [comments]


2020.05.09 02:32 DanteNathanael Cárcel: d [Final]

(Antes de empezar, aquí hay un link con una descarga de la historia en PDF.)

“El dolor en tu corazón es grande, pero todo puede sanar,” son las palabras que le dijo su hermano, saliendo detrás de la puerta. Su madre solamente los miro abrazándose, inclinando un poco la cabeza, para después darse la vuelta y seguir con sus quehaceres. Todo lo que dijo Felipe, la manera en la que fue derramando progresivamente su corazón palabra tras palabra, quedó graba en la superficie de la mesa de madera, donde habían nacido nuevos surcos cada vez que su cuerpo no podía más y estallaba en lágrimas, sus uñas buscando la seguridad del dolor. Pero su madre, en ningún momento, más que las pocas palabras—padre, celos, dolor, corazón—que lograban relacionarse con ella, trayéndola en carne viva a la experiencia por la que estaba pasando su hijo, pero no por más de 5 segundos.
Felipe no podía comprender el comportamiento de su madre. Era una de las primeras veces que realmente se abría con ella, que buscaba poderle comunicar por lo que estaba pasando, para que con la magia de las madres, esa que siempre sale en las películas, telenovelas y libros, lo ayudará, le dijera que por lo menos todo iba a estar bien . . . y lo hizo, se lo dijo muchas veces, pero nada de ello sonaba genuino. A media lengua, empujando las palabras, pisándose los talones, un sabor amargo empezaba a ocupar su boca y su mente. Quedaron en silencio unos segundos hasta que su hermano decidió que era necesario intervenir. Había llegado de un viaje largo, muchos lugares visitados, algunos por días, otros por horas, con nada más que una cartera llena de dinero, fotos de su familia, su prometida, sus amigos, todos con sus números en la parte trasera, y una pila de libros de Vonnegut, Pynchon, Borges y Dara.
“Te extrañe mucho,” le decía Felipe, pegado a su pecho, dejando caer lágrimas rápidamente sobre su camisa negra medio abotonada. “N-n-no sabía qu-que regresarías tan pro-nto, Le-Le-vine. . . . ¿Pudissste escuchaa-a-har to-do?”
“La mayor parte, sí. Pero parece que todavía tienes mucho que contar.”
Felipe se despegó de su pecho y lo miró, sus ojos apenas visibles detrás de la pátina de lágrimas burbujeantes, una imagen borrosa ahogada en desesperación en donde lo único que resaltaba era la falta de estructura interna, la muestra líquida de una posible estadística esperando ser añadida a la pila anónima de columnas y gráficas, otro nombre sin substancia, ahí solamente para confirmar que el universo necesita de ciertas reglas para funcionar, de ciertos números de sacrificios en mil y una diferentes maneras, de mil y una causas diferentes, para satisfacer el mecanismo que lo mantenía girando a la deriva de su propia incertidumbre.
Suben a la azotea. Levine toma un par de cojines de la sala y se los avienta en la cara a Felipe, “Piensa rápido,” para que puedan sentarse sin que sus traseros se llenen de piedritas. Arriba, la tarde apenas empieza a hacerse presente, sangrando detrás de las nubes su luz dorada, una impresión del paraíso, el jardín amurallado, detrás de cumulonimbos, cirros y cirrostratos en lo alto, abajo una capa de altocúmulos—un cielo aborregado—se podía vislumbrar por algunos momentos la montaña del Edén. Mirando su cénit, Cheit Eitz HaDa'at parecía tan lejano y Shechinah tan cercana, de nuevo en la tierra, morando entre cada ser vivo o no. . . . Como todo en el cielo, como las estrellas, todo parecía ser solamente una promesa. Felipe sentía el calor en su piel, pero su corazón, antes tan regocijante, tan lleno de energía al primer contacto con algún apéndice de la luz solar, ahora se encontraba apagado, ataviado con el peso de ella.
“Bueno, ya que estamos aquí, ¿por qué no abres tu celular y revisas todas tus redes sociales unos minutos?”
Un poco consternado, Felipe le hizo caso, primero temeroso, pero después consciente un poco más de lo que estaba pasando.
“¿Qué fue lo que sentiste?”
Desde hace unos minutos que Felipe estaba soltando lágrimas de nuevo, poco a poco, pero la pregunta de su hermano lo hicieron rendirse, dejando abiertas las compuertas de la sinceridad.
“Ay. . . . Mmm-e duele . . . taa-nnto ver algo relacionado con e-i-lla . . . ver siquiéera su nombre yá me pár-ara el corazón. . . . Me toma demasiado recobrar la postura. Y cada vez que un pensamiento sur-ge de ella, ya sea porque al-algo m-e-e lo recueerda o por-porque, porque . . . porque pues ya dije, veo su, su-u nombre, me deshago. No . . . ah, no dejo de pensar a veces en que hay muchas más personas hablando con ella que realmente la hacen feliz, que la hacen reír, y que no se acuerda ya para nada de mí, y que no siente nada si de repente se encuentra mi nombre en algún lugar—”
Antes de que Felipe pudiera continuar, Levine seguía riendo tan fuerte que no tuvo de otra más que unírsele.
“Claro que has sido un niño pequeño, un niño idiota que no ha aceptado las dificultades de la vida. Los obstáculos nunca han sido algo a lo cual temer, pero algo a lo cual desafiar. El sueño que tienes, aquel de vivir con amor, amando, luchando por cosas que muy pocos notan su presencia, aunque vive en los corazones de todos, no es uno de un cobarde. Tienes que arreglar demasiadas cosas dentro de ti para hacerlo. ¿Qué se necesita para ser un abogado más que conocer la ley y ser inteligente para negociar? ¿qué se necesita para ser un médico más que años de práctica y estudio, trabajo duro bajo presión y desgaste emocional y físico? y tú, antes de todo eso, quieres ser tú mismo. ¿Sabes lo que eso conlleva? ¡Todo! porque entonces nada de lo que valgas, nada de lo que sientas valer, pueden depender de otra cosa más que de ti mismo. Ninguna relación, ninguna posesión, ninguna acción hecha por o sobre ti.
“Por esto es que nada de lo que hagas, no importa qué tan bello, largo o profundo sea, podrá superar la simple confesión de que la amas y que estas seguro de ello, porque amarla es una responsabilidad: cada día tienes que despertar dispuesto a superar lo que hiciste mal el día anterior sin perder la cordura, tienes que entender la situación como un producto generado por un entendimiento o malentendido entre ambos, pues cada cosa que logren, sea el mejor día de sus vidas o la peor pelea, fue creada por ambos; y si cada día no estás seguro por lo menos de lo que eres, de todo lo que vales para ti, de todo lo que eres sin ella, no podrás saber nunca cómo ayudar en la situación. Ella nunca te va a ser feliz, ella nunca te va a traer la cura para tu depresión . . . te puede acompañar, te puede ayudar, puede aumentar tu felicidad, puede hacerte llegar al orgasmo físico y emocional, pero todo esto esta siempre construido sobre ti, sobre lo que tú ya eres.
“¿Acaso le hiciste caso cuando te dijo que era mejor que te alejarás de ella y que por eso empezó a actuar de la manera que lo hizo, solamente porque te dijo que no la amabas realmente? Jajaja. ¿Ustedes que se conocen tanto que incluso pueden decir lo que el otro siente nadamás así? ni sabían lo que ustedes mismos querían y después de eso ella ya sabía que no la amabas y tu bien obediente le hiciste caso. Por dios, Philip, ¿Se dan cuenta que en realidad solamente le temen a lo que sienten porque creen que nadie los va a aceptar cómo son? Podrás estar en el espectro totalmente opuesto al de ella, pero siguen siendo humanos, y nosotros debemos de tener un equilibrio.
“Toma este ejemplo: las personas con síndromes pesadísimos, como esquizofrenia, demencia y esas cosas, están funcionando perfectamente bien y en acorde a su psique. El mundo está lleno de cosas terribles y las vemos a diario . . . ¿o no? No solamente me refiero a robar, matar y mentir, hay cosas que simplemente vemos como normales, pero no deberían de serlo para nada. ¿Cuántas personas no te pueden contar una historia en la que alguien a quien amaban tanto se fue con tal y tal, que les mintió en la cara cien veces y nunca pudieron recuperarse de ello? ¿qué pasa con todas esas personas que se van a acostar con quien se les de la gana? ¿qué pasa con todas esas personas que les parece bien agarrar a quien sea y violarlas? ¿qué pasa contigo que piensas que ella tiene la culpa porque no tienes la seguridad suficiente como para amar enfrente de todas las dificultades que hay en esta vida? Todo esta funcionando perfectamente en el nivel psíquico, aquí tus etiquetas de malo o bueno no sirven para absolutamente nada, porque todos tienen un propósito bien definido. ¿Puedes ver todo eso que consideras malo y retorcido y no juzgarlo? y más aún, ¿entenderlo?
“Creo que ya te has dado cuenta que todo esto duele más por lo que tu imaginas que por lo que realmente está pasando. Vives en una cárcel hecha de ti mismo, de tus pensamientos y creencias, tanto que simplemente no puedes ver la realidad, no solamente lo que está pasando, pero todo lo que puede pasar. Nunca eres realmente ninguna de las cosas que te dicen hasta que las aceptas. Si te dicen sucio, simplemente por algo que no sabías, tienes de dos: o lo cambias, o te quedas igual y peleas contra ti mismo. Ese dialogo interno, esas luchas internas que llevas a cabo a través de todo el día no son realmente con esa persona, son contigo mismo. Y cuando veas a esa persona de nuevo, no lo vas a ver en realidad, solamente vas a poder verte a ti mismo juzgándote por lo que no aceptaste que eras. . . . Hermano, aceptar no significa dejar ser o tolerar, significa saber desde donde estás partiendo para lograr llegar hacía tu destino. Puede que la vida no sea una línea recta entre A y B, pero sigue teniendo una A y una B, un punto inicial y uno final. Si no sabes desde donde partir, nunca podrás realmente llegar a la tierra prometida. Es por eso que me agrada que seas sincero, aunque por lo que estés pasando no me pueda causar otra cosa que risa. Y es que cuando por fin lo veas desde otro lado, cuando hayas avanzado, te vas a reír de la misma manera.
“También sé que siempre has querido ser como yo. Tratas de caminar el mismo camino, con los mismos zapatos. . . . En algún momento también fui como tú. Tenía una novia llamada Darla por la cual perdí absolutamente la cabeza. No sabía que estaba pasando, pero algo realmente feo me estaba pasando. Me tomó 10 años salir de ella. ¿Y sabes lo que me hizo salir por fin de ella? Simplemente aceptar por lo que estaba pasando. No sé por cuántos años trate de regresar con ella, a veces nos vimos, cojíamos, tratamos de nuevo, pero nada funcionaba. Entonces un día se apareció mi abuelo por aquí, cerca de la casa, me preguntó cómo estaba nuestro padre, y después dijo que le había puesto Francisco por Goya. Jajaja. ¿Puedes creerlo? El viejo si que estaba loco. Pero en ese momento algo entró en mí, y empecé a escribir algo. En unos pocos días lo terminé, le puse de título La Transformación, como la novela de Kafka . . . sí, esa que erróneamente llaman La Metamorfosis, como la épica de Ovidio. En fin, en ella retrataba mi historia, simplemente la retrataba, y al final, en los últimos capítulos, trataba de encontrar la respuesta a lo que me estaba pasando . . . pero no la encontraba. Todos los primeros capítulos no me tomaron más de unas horas completarlos, pero ese último capitulo se portó muy mal conmigo. Y mientras trataba de descubrir lo que podía hacer, simplemente deje de pensar tanto en ella, y empecé a cambiar las cosas hacía mí. Fue entonces cuando me di cuenta de lo que estaba pasando: estaba culpándola a ella por cómo me sentía, por tener dudas con respecto a mí mismo, por simplemente depender de ella para recibir todo, porque sin ella y su aprobación aparentemente yo no existía. El abuelo siempre busco la aprobación de una mujer que conoció en Mazatlán, se llamaba Remedios; nuestros padres siempre tuvieron problemas consigo mismos, Linda una vez me contó que no se habían separado por nosotros, pero Pedro decía que por nosotros era por lo que se iban a separar. Y bueno, ahora lo están, pero no por nuestra culpa. Verás, siempre me ha causado mucha curiosidad que te hayan puesto Felipe, porque es “Fe” de Federico, “Li” de Linda y “Pe” de Pedro, y tú primer nombre, Ángel, mensajero, daría el significado de que tu vida es el mensaje o que eres el mensajero de las vidas de nuestros antepasados. Siempre me pareció curioso, pero ahora que me cuentas de ella, veo que era un mal presagio, pues estás cometiendo los mismos errores que ellos hicieron.
“Cuando terminé la obra, el último capitulo solamente decía todo aquello que me hacía feliz. La releí y estuve satisfecho con ella. Para terminarla, le puse un epígrafe por Chejov, que escribió en una carta para un amigo: ‘una historia sobre un hombre joven, el hijo de un siervo, que ha servido en una tienda, cantando en un coro, atendido el bachillerato y la universidad, que ha sido educado para respetar a todo aquel con mayor rango y posición, a besar las manos del padre, a reverenciar las ideas de otras personas, a ser agradecido con cada mota de pan, que ha sido muchas veces azotado, que ha ido de un pupilo a otro sin zapatos, que ha sido usado para atormentar animales, que ha disfrutado de cenar con sus relaciones adineradas, y ha sido hipócrita frente a Dios y al hombre desde la mera consciencia de su propia insignificancia—escribir sobre como este joven exprime al esclavo de sí, gota por gota, y como al despertar una hermosa mañana ya no siento en sus venas la sangre de un esclavo pero aquella de un hombre real.’
“Así que aquí, te digo a ti, ¿qué vas a hacer ahora que sabes que la relación que quieres tener con ella, y más aún, todas las relaciones que tienes, sean personas o objetos, dependen de la relación que tengas contigo?”
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2019.08.11 19:17 RadfemXX__ Eunucos y Ghilman en El Imperio Islámico.

Una de las primeras cosas que aprendemos cuando estudiamos libros de historia es el Imperio Británico y las atroces atrocidades cometidas en el curso del Imperio Británico que colonizó tierras, personas y culturas lejanas. Aprendemos sobre los pueblos aborígenes de Canadá, Australia y América que fueron brutalmente obligados a renunciar a sus culturas, religiones, idiomas, nombres, vastos recursos e identidades indígenas, al bloque europeo de invasores que establecieron un extraño gobierno extranjero que aterrorizó a los nativos. más allá de los límites. Aprendemos sobre la trata de esclavos en el Atlántico y los graves crímenes cometidos contra los pueblos negros africanos sometidos. Pero casi nunca aprendemos sobre los crímenes atroces perpetrados por el Imperio Islámico. Casi nunca aprendemos sobre la trata de esclavos islámica, que fue mucho más atroz que la trata de esclavos del Atlántico, ya que fue más rentable, afectó a una demografía más amplia de los pueblos indígenas y continuó por más tiempo. Lo que es más, la esclavitud en el Islam existe hasta el día de hoy, y el texto islámico inmutable le otorga legitimidad.
Una de las razones por las cuales el comercio de esclavos se considera una práctica extremadamente despreciable en el mundo moderno es, además de la evidente deshumanización del estatus social al que relega inmediatamente a sus víctimas y la contención de los derechos humanos naturales, marca el comienzo de enfermedades sociales despreciables como ¡tráfico sexual y castración masculina a gran escala comercial! El éxito económico pan-continental sin precedentes de asaltar comunidades infieles y esclavizar a los cautivos de guerra fue exclusivo de la cultura islámica, bajo el Imperio Islámico. Naturalmente, dio paso a la demanda de eunucos. Los eunucos eran la opción preferida de esclavos masculinos para los consumidores, porque representaban menores riesgos de seguridad en los harenes, en el palacio y en los asuntos internos de los musulmanes comunes.
Los eunucos abundaban en el Imperio Islámico. Los gobernantes musulmanes, que gobernaban bajo la autoridad de los califas, compraron y tuvieron esclavos de Persia, el subcontinente indio, Europa, África y más allá, en grandes cantidades en sus palacios. Los musulmanes ordinarios fuera de la clase real también tenían esclavos varones que fueron castrados especialmente para su servicio.
Muchos comentaristas islámicos, políticos, académicos y musulmanes comunes a menudo sostienen que los eunucos son anteriores al Islam y que la castración de los esclavos va en contra de la doctrina islámica misma, ya que el Islam prohíbe la mutilación del cuerpo. Es cierto que la castración de esclavos no es una enseñanza islámica y que, en lugar de involucrarse en las castraciones, los comerciantes musulmanes tenían a otras personas para que lo hicieran por ellos (se trata más adelante). También es cierto que los griegos, por ejemplo, así como otras personas fuera de Arabia estaban castrando a los esclavos injustamente antes del advenimiento del Islam. Sin embargo, el Islam no ve la esclavitud o el comercio de esclavos a través de una lente abominable, como lo han hecho otras legislaturas adoptadas por otras culturas. Se alienta a los musulmanes a tratar a sus esclavos de manera justa y a ir tan lejos como manumitarlos en ciertas ocasiones, pero no se les ordena hacerlo una vez. También está el caso de un musulmán que recibe instrucciones de liberar a un esclavo como castigo por el homicidio involuntario (de un musulmán) de otro musulmán (no el Kafir o esclavo), pero en su mayor parte la Manumisión en el Islam es algo que un musulmán debe hacer solo si él siente en su corazón hacerlo. Es un hecho indiscutible que no hay obligación de Alá de manumitar esclavos. Muhammad mismo liberó a algunos esclavos, mientras esclavizaba a otros simultáneamente. Quizás sería innecesario llamar la atención sobre esta debacle si no fuera por los informes recurrentes de esclavitud que todavía se practica ampliamente hoy en el mundo islámico (Mauritania, Sudán, Arabia Saudita). También hay llamadas de musulmanes cotidianos,
El Imperio Británico, a pesar de sus atrocidades, tenía conciencia. Dejó espacio para un vigoroso movimiento abolicionista iniciado por William Wilberforce en 1787, cuyas ideas de otorgar los mismos derechos constitucionales a los esclavos, huyeron por todo el Imperio. Muchos ingleses en ese momento veían la esclavitud con desprecio y querían que la práctica se aboliera por completo. Querían que el establecimiento utilizara su influencia para promover este ideal igualitario en todo el Imperio y en las Américas, para asegurar que aquellos que se encontraban transgrediendo fueran severamente castigados. Tomó algunas décadas, pero finalmente la política se implementó y todos los esclavos fueron liberados por ley de sus dueños. En marcado contraste, no hay movimiento abolicionista en el Islam. No hay erudito islámico, líder o político que defiende públicamente un desafío a las Tradiciones Proféticas (la vida de Muhammad y sus ejemplos) de: esclavizar a los cautivos de guerra, venderlos con fines de lucro y reducirlos a esclavos sexuales. Los musulmanes no condenan activamente a esta institución que da paso a la consiguiente enfermedad de castrar esclavos con el propósito de servir a los musulmanes (comodidad y seguridad musulmanas). Intentar abolir este tipo de pensamiento en el Islam se encuentra con una feroz resistencia de los musulmanes fundamentalistas, ya que está en marcado contraste con el pensamiento certificado por la doctrina islámica y las tradiciones proféticas. Los musulmanes herejes que se encuentran atrapados en un choque de civilizaciones y tratan de promover el abolicionismo en el Islam no lo hacen sin ser considerados apóstatas o infieles por la comunidad musulmana más grande bajo el rebaño de fundamentalistas.La Jihad Islámica: un legado del imperialismo, la conversión forzada y la esclavitud . En el extracto a continuación titulado Eunucos y Ghilman tomado del capítulo VII, MA Khan atribuye la castración masculina prevalente a la demanda musulmana, que a su vez fue impulsada por tres factores principales en el Imperio Islámico.
Sin ningún movimiento abolicionista islámico, la institución industrial de la esclavitud existe hoy en 2013, en la República Islámica de Mauritania, Sudán y varias partes del mundo musulmán. En verdad, el tema de la esclavitud en el Islam es un tema muy estudiado.
EUNUCOS Y GHILMAN
Otro aspecto extremadamente cruel, deshumanizante y degradante de la esclavitud islámica fue la castración a gran escala de los cautivos varones. Ha recibido poca atención de críticos e historiadores. Históricamente, la castración recibió poca oposición en el mundo musulmán hasta bien entrada la era moderna. Pero los musulmanes normalmente involucraban a judíos u otros no musulmanes para realizar la operación bajo el argumento de que la mutilación de cuerpos humanos estaba prohibida en el Islam. (Esto es hipócrita en lo más mínimo, ya que la decapitación de personas totalmente inocentes en gran número ha sido una práctica común desde los días del Profeta, mientras que la amputación de manos y piernas es un castigo islámico divino para ciertos crímenes). Sin embargo, el empleo de Alá sanciona claramente a los eunucos, ya que el Corán ordena a las mujeres musulmanas que cubran su cuerpo y adornos con mantos, excepto'a sus esposos o sus padres, o los padres de sus esposos, o sus hijos, o los hijos de sus esposos, o sus hermanos, o los hijos de sus hermanos, o los hijos de sus hermanas, o sus mujeres, o aquellos a quienes las manos derechas poseen, o los sirvientes varones que no tienen necesidad (de mujeres) ... ' [Corán 24:31]. El propio profeta Mahoma había aceptado un eunuco como regalo, dice un hadiz, que ha sido excluido de las colecciones canónicas. 845
Los varones castrados, normalmente chicos guapos y jóvenes, tenían grandes demandas entre los gobernantes y las élites musulmanas, principalmente por tres razones. Primero, los harenes y hogares musulmanes solían tener de unos pocos a miles de esposas y concubinas. Naturalmente, la mayoría de estas mujeres quedaron sexualmente insatisfechas, así como celosas e indignadas por compartir a sus esposos y amos con tantas mujeres. Mantener esclavos varones en tales palacios y hogares era motivo de preocupación para el esposo y el amo, porque esas mujeres sexualmente insatisfechas y a menudo indignadas podían verse tentadas a tener contacto sexual con los esclavos varones. La atracción de las mujeres del harén hacia otros hombres era bastante común. Por ejemplo, cuando Moulay Ismail, sorprendentemente, a Pellow, no un eunuco, fue colocado sorprendentemente como guardia de harén a pedido de una de sus esposas favoritas, sus esposas mostraron un interés amoroso en él.Pensé que era muy prudente mantener una guardia muy estricta sobre todas mis acciones '', escribió Pellow. 846
Por lo tanto, era más seguro para los amos —en particular los gobernantes y altos funcionarios, que tenían un gran harén— mantener eunucos, en lugar de hombres viriles, en sus hogares y palacios. No es de extrañar que el término harén se originara de haram , lo que significa prohibido, más específicamente, "fuera de límites" (para hombres no relacionados).
Según John Laffin, los esclavos negros generalmente eran castrados ' basándose en la suposición de que los negros tenían un apetito sexual ingobernable. ' 847 Desde la India hasta África, los eunucos se dedicaron específicamente a proteger los harenes reales. Se mantuvieron al tanto del paso de hombres y mujeres dentro y fuera del seraglio y espiaron al gobernante sobre las mujeres del harén sobre su comportamiento, la infidelidad en particular. Se necesitaban miles de eunucos para cuidar enormes harenes, probablemente el departamento real más grande de los reinos islámicos medievales.
En segundo lugar, los hombres castrados, sin la esperanza de una familia o descendencia que esperar en su vejez, probablemente mostrarían una mayor fidelidad y devoción al maestro para ganarse su favor y apoyo cuando fueran mayores. Los esclavos castrados, desprovistos de distracciones sexuales, también podrían dedicarse exclusivamente a trabajar con relativa facilidad en la cultura islámica, generalmente cargada de sexo.
La tercera razón de la gran demanda de eunucos fue el enamoramiento homosexual de muchos gobernantes, generales y nobles musulmanes. Los eunucos, mantenidos para la indulgencia carnal, también llamados ghilman , solían ser jóvenes guapos. Solían usar ' uniformes ricos y atractivos y a menudo embellecían y perfumaban sus cuerpos de manera afeminada '. El concepto de ghilman proviene de los siguientes versículos del Corán, que describe asistentes masculinos celestiales ( ghilman ) en el paraíso:
El destino de los millones de infieles europeos, indios, de Asia Central y del Medio Oriente, reducidos a usar los grilletes de la esclavitud islámica, podría no haber sido muy diferente. Marco Polo (1280) y Duarte Barbosa (1500) fueron testigos de castraciones a gran escala en India; lo mismo ocurrió en el reinado de Abkar (muerto en 1605), Jahangir (muerto en 1628) y Aurangzeb (muerto en 1707). La castración, por lo tanto, era una práctica común en India durante todo el dominio musulmán. Podría haber contribuido en cierta medida a la disminución de la población de la India de aproximadamente 200 millones en 1000 CE a 170 millones en 1500 CE.
Para las referencias completas al extracto anterior, consulte el libro de MA Khan: Jihad islámica: un legado del imperialismo, la conversión forzada y la esclavitud . Una copia gratuita está disponible en línea.
https://secularafrican.wordpress.com/2013/08/20/eunuchs-and-ghilman-in-the-islamic-empire/
submitted by RadfemXX__ to FeminismoRadical [link] [comments]


2016.11.19 23:15 ShaunaDorothy Pan y Rosas recicla a Selma James - Contra las teorías feministas sobre el trabajo doméstico - Revisionistas de ayer y hoy

https://archive.is/lMvv9
Espartaco No. 46 Octubre de 2016
Mujer y Revolución
La agrupación feminista y supuestamente marxista Pan y Rosas —asociada a la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional (FT-CI) y con filiales en Argentina, México, España y otros países— ha estado desempolvando las viejas teorías antimarxistas de Selma James, una feminista “radical” estadounidense que alcanzó cierta popularidad en los años 70 promoviendo la noción falsa de que el trabajo doméstico es trabajo productivo central al capitalismo. Las teorías de Selma James procuran apuntalar un programa reaccionario. Dado que, según ella, las amas de casa desempeñan el papel central en la producción capitalista al producir al “trabajador mismo” y su fuerza de trabajo, no deberían buscar empleo fuera del hogar. Llevando sus fantasías al extremo, James sostenía (quizá aún sostenga) que los sindicatos deberían ser aplastados, que los izquierdistas eran los agentes conscientes del capitalismo, que el libro seminal de Lenin ¿Qué hacer? era una obra “fascista”, ¡y que todas las mujeres que conseguían empleo fuera del hogar eran esquirolas porque quitaban el trabajo a los hombres! (ver “Selma James vende machismo y anticomunismo”, Women and Revolution No. 7, otoño de 1974).
Aunque Pan y Rosas no hace suyos todos los esperpentos de James —de hecho, no dice una palabra sobre estas grotescas posiciones de su veterana hermana feminista—, sí retoma su tesis central. Hace ya algunos años, como parte de una entrevista a Selma James, Pan y Rosas saludó retrospectivamente el folleto de 1972 El poder de la mujer y la subversión de la comunidad, coescrito por James y la feminista italiana Mariarosa Dalla Costa, en el que éstas presentaron sus teorías sobre el “trabajo doméstico no remunerado” (ver Pan y Rosas No. 2, 22 de mayo de 2008). En Pan y Rosas. Pertenencia de género y antagonismo de clase en el capitalismo (Andrea D’Atri, Buenos Aires: Ediciones IPS, 2013), un libro que ha visto ya varias ediciones en al menos cinco países, la FT-CI retoma el núcleo de las tesis de Dalla Costa y James:
“El capitalismo, con el desarrollo de la tecnología, ha hecho posible la industrialización y, por tanto, la socialización de las tareas domésticas. Sin embargo, si esto no sucede es, precisamente, porque en el trabajo doméstico no remunerado descansa una parte de las ganancias del capitalista que, así, queda eximido de pagarle a los trabajadores y a las trabajadoras por las tareas que corresponden a su propia reproducción como fuerza de trabajo (alimentos, ropa, esparcimiento, etc.)”.
El trabajo doméstico no es fuente de la ganancia capitalista, la cual proviene de la plusvalía: el salario de un obrero corresponde a la parte de la jornada durante la cual éste produce el equivalente a lo que le cuesta mantenerse a sí mismo y a su familia. La otra parte de la jornada, el obrero trabaja sin remuneración, produciendo plusvalía que el capitalista se embolsa en forma de ganancias. Los genuinos comunistas estamos por poner fin a la esclavitud doméstica mediante la creación de instituciones colectivas gratuitas que se ocupen de todas esas tareas, incluyendo prominentemente la crianza misma de los niños. Esta perspectiva, que implica remplazar a la familia nuclear —la principal institución para la opresión de la mujer en el capitalismo—, sólo puede realizarse mediante la revolución socialista (ver también “El comunismo y la familia” en Espartaco No. 45, mayo de 2016).
El artículo que publicamos abajo, traducido de Women and Revolution No. 5 (primavera de 1974, antiguo órgano de la Comisión de la Mujer de la Spartacist League/U.S.), demuele desde los cimientos las teorías de Pan y Rosas, James y Dalla Costa, cuyo objetivo es hacer una mezcolanza antirrevolucionaria entre el feminismo burgués y el marxismo.
El folleto El poder de la mujer y la subversión de la comunidad de Mariarosa Dalla Costa (coeditado por Falling Wall Press y un grupo de individuos del Movimiento por la Liberación de la Mujer de Inglaterra e Italia, 2da. edición, febrero de 1973 [publicado en español por Siglo XXI en 1975]), con una extensa introducción de Selma James, ha provocado gran controversia en muchas organizaciones de mujeres, sobre todo en Europa e Inglaterra (ver, por ejemplo, los números más recientes de la revista Radical America, Vol. 7, Nos. 4 y 5, dedicados enteramente a las cuestiones ahí planteadas).
El poder de la mujer y la subversión de la comunidad es básicamente un intento de llevar más allá la simple redefinición tercermundista del concepto de clase, es decir, la afirmación de que los más oprimidos, los “parias de la tierra”, son las nuevas fuerzas revolucionarias. Abandonando esta línea, que hasta ahora había bastado a los feministas radicales, y citando el análisis de Marx del capitalismo, el folleto intenta probar que el papel de las mujeres en la producción capitalista es central y por lo tanto también debe serlo su papel en la revolución proletaria. Pero su intento fracasa miserablemente o, mejor dicho, sólo triunfa distorsionando totalmente el análisis de Marx de la producción capitalista.
En términos de contribuciones teóricas, el folleto no merece mayor atención por parte de los marxistas, pero, dado que muchas mujeres subjetivamente revolucionarias están buscando modos de integrar su feminismo al marxismo mediante el hallazgo de algún “eslabón perdido” programático, es importante refutar la pretensión fraudulenta de esta obra de ser un análisis marxista, pretensión que, de ser aceptada, sólo llevaría a las mujeres a otro callejón sin salida. ¡Lo cierto es que no existe ningún “eslabón perdido” entre el feminismo y el marxismo, dos perspectivas fundamental e implacablemente contrapuestas!
Además de este folleto, hay otras dos obras importantes donde se exponen las teorías de Dalla Costa y James. “Women, the Unions and Work, or What is Not to be Done” [Las mujeres, los sindicatos y el trabajo, o qué no hacer] de Selma James (publicado originalmente por Crest Press de Londres y luego por Canadian Women’s Educational Press de Toronto) es un ataque explícito contra la izquierda y en particular contra los sindicatos, a los que considera organizaciones estrechas y excluyentes a las que las mujeres deben oponerse. “Wages for Housework” [Salario para el trabajo doméstico] de Giuliana Pompei, con contribuciones de la discusión de una conferencia feminista celebrada en Padua en 1972 (editado por Cambridge Women’s Liberation, traducido por Joan Hall y reimpreso por Canadian Women’s Educational Press de Toronto), retoma el tema central de Dalla Costa de las amas de casa como obreras productivas y enfatiza la exigencia de “salario para el trabajo doméstico” (que la propia Dalla Costa no enfatiza).
Para los marxistas resulta frustrante lidiar con estas obras, por sus muchas contradicciones internas. Pese a ello, a continuación intentamos resumir algunos de los aspectos más importantes de la teoría. (Aunque James le atribuye a Dalla Costa el nuevo descubrimiento, ambas lo desarrollaron, y de hecho James aporta argumentos que no presenta Dalla Costa.)
Las teorías de Dalla Costa y James
  1. Las mujeres son productoras vitales para el capitalismo, aun cuando no trabajen fuera del hogar. “Lo que queremos decir precisamente es que el trabajo doméstico como trabajo es productivo en el sentido marxista, es decir, produce plusvalía”.
  2. Producen una mercancía “privativa del capitalismo: el ser humano, ‘el trabajador mismo’”. Este trabajador, al venderle su fuerza de trabajo al capitalista, le permite a éste usarla para producir un valor mayor al que paga por esa fuerza de trabajo, produciendo así plusvalía. Pero son las mujeres quienes realmente producen esa plusvalía, puesto que producen a los obreros y su fuerza de trabajo.
“La capacidad de trabajar reside sólo en el ser humano cuya vida se consume en el proceso de producción. Primero tiene que estar nueve meses en el útero, hay que alimentarlo, vestirlo y educarlo; después, cuando trabaja, hay que hacerle la cama, limpiarle el suelo, preparar su mochila, no satisfacer pero sí calmar su sexualidad, tenerle la comida preparada cuando llega a casa, aun cuando sean las ocho de la mañana, de regreso del turno de noche. Así es como la fuerza de trabajo se produce y reproduce cuando se consume diariamente en la fábrica o la oficina.
“Describir su producción y reproducción básicas es describir el trabajo de las mujeres”.
Así, al “trabajador mismo” se le identifica con la “fuerza de trabajo” como la mercancía producida.
  1. El descubrimiento de que la familia es uno de los centros de la producción capitalista se había mantenido oculto porque los marxistas tradicionalmente se han enfocado en la clase obrera (que James y Dalla Costa equiparan constantemente con los hombres), pero esta función vital también se mantiene oculta porque a las mujeres no se les paga un salario por su trabajo. “Dentro del hogar hemos descubierto nuestro trabajo invisible...el fundamento invisible —invisible porque no se paga— sobre el que descansa toda la pirámide de la acumulación capitalista” (Pompei, “Wages for Housework”). Eso lleva a la exigencia de “salario para el trabajo doméstico” como un modo de poner al descubierto la función de las mujeres.
  2. Esta división del proletariado entre asalariados (hombres) y no asalariados (mujeres), creada por la transición del feudalismo al capitalismo, fue el quiebre fundamental entre hombres y mujeres y la alienación de los hijos de ambos. Esta distinción entre asalariados y no asalariados debe eliminarse.
  3. “El capital estableció la familia como familia nuclear y subordinó, dentro de ella, la mujer al hombre... [E]l capital ha creado el papel femenino y ha hecho del hombre de la familia el instrumento de esta reducción”. La creación del trabajo asalariado completó la subordinación de la mujer, quien, por no recibir un salario, parece estar excluida de la producción social.
  4. Las mujeres ya no deben seguir aceptando esta función. Según James: “Si la producción de uno es vital para el capitalismo, negarse a producir, negarse a trabajar, es una palanca fundamental de poder social”.
  5. Las mujeres deben oponerse a la afiliación en sindicatos, pues “al igual que la familia, éstos protegen a la clase a expensas de las mujeres”. Al excluir a los no asalariados, los sindicatos dividen a la clase y hacen imposible la lucha común. Además, el capitalismo usa a los sindicatos específicamente para contener la combatividad obrera.
  6. También las organizaciones de izquierda deben ser rechazadas, por estar “dominadas por el hombre”. Además, la izquierda cree que la solución para las mujeres está simplemente en adquirir “conciencia sindical” o en adoptar las “formas de lucha que han utilizado tradicionalmente los hombres”, es decir, las formas del movimiento obrero organizado.
  7. James y Dalla Costa ofrecen “a las amas de casa una vida social que no es la de otro empleo. Les ofrecemos la lucha misma”. Así que las mujeres deben negarse a trabajar fuera del hogar y dentro de él, y en vez de ello participar en “la lucha misma”. “Los que propugnan que la liberación de la mujer de clase obrera depende de que obtenga un trabajo fuera de la casa forman parte del problema, no de la solución”. ¿Y cómo sobrevivirán las mujeres? El crecimiento del movimiento femenino les dará sustento.
Por qué las amas de casa no son trabajadoras productivas
Dos conceptos clave conforman la base de la teoría de Dalla Costa y James de las mujeres como trabajadoras productivas: su producción de trabajadores-fuerza de trabajo (es decir, la crianza de hijos y el cuidado del esposo-obrero) y su papel en el “consumo” (las compras, la cocina, etc.) “como parte de la producción”. El argumento de que estos dos aspectos hacen que el trabajo doméstico produzca plusvalía ignora dos distinciones cruciales que hizo Marx. Éstas son: 1) la diferencia entre el consumo industrial y el consumo privado (es decir, el consumo familiar) y 2) la diferencia entre el trabajo productivo bajo el capitalismo, es decir, el trabajo asalariado que le permite al capitalista obtener plusvalía, y el trabajo simple, que produce sólo valores de uso.
Después de afirmar que “los llamados marxistas habían dicho que la familia capitalista no producía para el capitalismo, no era parte de la producción social”, James admite que “el mismo Marx no parece haber dicho en ninguna parte que lo fuera”. James es una revisionista clásica, es decir, quiere usar la inmensa autoridad de Marx, pero para ello tiene que torcer sus palabras para hacerlas encajar con sus propias teorías. De este modo justifica la peculiar omisión de Marx de no haberse declarado explícitamente en apoyo a su teoría:
“Baste decir que, en primer lugar, Marx es el único que ve el consumo como una fase de la producción: ‘es producción y reproducción de ese medio de producción, tan indispensable para el capitalista: el trabajador mismo’ (El capital, vol. I, p. 481.) Segundo, sólo él nos ha dado las herramientas para hacer nuestro propio análisis. Y finalmente, nunca fue culpable de los disparates que Engels, a pesar de sus numerosas aportaciones, nos ha echado encima...”.
Consumo privado vs. consumo industrial
Hay dos clases de consumo en el capitalismo, el industrial y el privado. Marx escribe:
“El consumo del obrero es de dos clases. En la producción misma, su trabajo consume medios de producción... Y, por otra parte, el obrero invierte en medios de vida el dinero que le paga el comprador de la fuerza de trabajo: es su consumo individual. Consumo productivo y consumo individual del obrero son, por tanto, totalmente distintos entre sí. En el primero el obrero actúa como fuerza motriz del capital y pertenece al capitalista; en el segundo, se pertenece a sí mismo y ejerce sus funciones de vida, al margen del proceso de producción”.
—El capital, Tomo 1, capítulo XXI (énfasis añadido)
Desde luego, los capitalistas toman en cuenta este consumo privado, pues es necesario para mantener y reproducir la fuerza de trabajo, sin la cual el capitalismo no puede existir, y como tal se le considera “un aspecto necesario del proceso de producción”. Pero, señala Marx, “el capitalista puede confiar tranquilamente el cumplimiento de esta condición al instinto de conservación y perpetuación de los propios trabajadores”. El hecho de que comer, vivir y reproducirse sea necesario no hace que la familia sea un “centro de la producción social”. Estas actividades tienen lugar independientemente de la forma de la producción social. El consumo individual en el hogar no es producción capitalista, pues la familia no le pertenece al capitalista. El obrero se pertenece a sí mismo y vende su fuerza de trabajo al capitalista. Éste no tiene que preocuparse de cómo el obrero se reproduce y vive (salvo para asegurarse de que se siga viendo forzado a vender su fuerza de trabajo). Así, si bien en el sentido más amplio, el consumo individual privado es un “aspecto” de la producción, es decir, se le toma en cuenta, sobre todo en el cálculo de los salarios, no es, en ningún sentido, producción capitalista. Es por eso que Marx dice que el consumo privado individual tiene lugar al margen del proceso de producción.
Trabajo productivo
Dalla Costa y James abusan violentamente del concepto marxista de “trabajo productivo”. No es claro para quién se realiza este “trabajo productivo” en el hogar, dado que el capitalista no es dueño de la familia nuclear. Claramente Dalla Costa no quiere hacernos creer que el ama de casa sea una esclavista (pues produce “seres humanos” que son mercancías), ni una minicapitalista (dado que posee sus “medios de producción”, que son sus órganos reproductivos). Dalla Costa dice que las mujeres “producen” gente. En el sentido biológico, eso es cierto. Pero esa “producción” no es “trabajo productivo” en el sentido marxista, como ella afirma.
James dice que la mercancía que ellas producen son los “seres humanos”. En otra parte, se refiere a esta mercancía como la “fuerza de trabajo”. Pero debe hacerse la distinción. Bajo el capitalismo, los seres humanos no son mercancías (como lo son en las sociedades esclavistas). Bajo el capitalismo los obreros son “libres” de vender su fuerza de trabajo. Es precisamente la venta de esa fuerza de trabajo como mercancía y su alienación con respecto a los obreros lo que caracteriza la producción capitalista:
“...la fuerza de trabajo sólo puede aparecer en el mercado como mercancía siempre y cuando sea ofrecida en venta o vendida como una mercancía por su propio poseedor, la persona cuya fuerza de trabajo es. Y, para que su poseedor la venda como mercancía, necesita poder disponer de ella, es decir, ser propietario libre de su capacidad de trabajo, de su persona”.
—Marx, op. cit. Tomo 1, capítulo IV, subtítulo 3
Pero tampoco el otro trabajo que las mujeres realizan en el hogar —el cuidado, alimentación y mantenimiento general de los obreros (maridos)— es trabajo productivo en el sentido marxista. La pregunta clave que hay que hacerse respecto a este trabajo es: ¿produce valor? y, si es así, ¿cómo se determina el valor de esta “fuerza de trabajo”? Porque si el trabajo de las amas de casa produjera valor, éste debería encarnarse en la mercancía —la fuerza de trabajo, según Dalla Costa— que este trabajo mantiene.
La producción de fuerza de trabajo es producción simple de mercancía. La fuerza de trabajo se produce y se vende a cambio de valores de uso con los cuales se satisfacen las necesidades humanas inmediatas. Ira Gerstein, en su artículo “Domestic Work and Capitalism” (Trabajo doméstico y capitalismo, publicado en Radical America Vol. 7, Nos. 4 y 5), contrasta esta producción simple de mercancías con la producción capitalista:
“La producción es limitada, porque la cantidad producida no puede rebasar la capacidad, el deseo y la necesidad de consumo del ser humano, que son finitos. En cambio, el fin del capitalista es aumentar continuamente la plusvalía. Esto no tiene nada que ver con su consumo personal... La fuerza de trabajo no se aumenta sin límite como un modo independiente de apilar riqueza”.
Marx analiza de este modo el valor de la fuerza de trabajo:
“El valor de la fuerza de trabajo, como el de cualquier otra mercancía, se determina por el tiempo de trabajo necesario para producir y también, naturalmente, para reproducir este artículo específico. En cuanto valor, la fuerza de trabajo representa solamente una determinada cantidad del trabajo social medio materializado en ella...
“La cantidad de medios de vida necesarios para producir la fuerza de trabajo incluye, por tanto, los que hacen falta para sostener a los sustitutos, es decir, a los hijos de los trabajadores, asegurando la perpetuación en el mercado de esta raza de poseedores de una mercancía excepcional...
“El valor de la fuerza de trabajo se traduce en el de una determinada cantidad de medios de vida”.
—Ibíd.
La fuerza de trabajo se crea mediante el consumo de bienes materiales (alimento, ropa) y de servicios (atención médica, educación). La suma del valor de estos medios de sustento es el valor de la fuerza de trabajo. El trabajo doméstico que realizan las amas de casa al procesar estas mercancías claramente no se toma en cuenta cuando se calcula el total. El trabajo doméstico no le añade valor a la mercancía fuerza de trabajo. Esto no significa que las mujeres no trabajen dentro del hogar, pero esta esclavitud doméstica no es producción capitalista y por lo tanto no se considera al analizar las relaciones productivas capitalistas.
La producción de fuerza de trabajo
Según Gerstein, “la fuerza de trabajo es la única mercancía de la sociedad capitalista cuya producción general no se realiza de manera capitalista”. Sin embargo, hay otras mercancías que no se producen “de manera capitalista” en el capitalismo; por ejemplo, las materias primas naturales, como los peces que se pescan en el mar. Estos existen y se reproducen a sí mismos, aunque no de manera capitalista. Y la producción de seres humanos, que poseen en sí mismos la capacidad de trabajo, debe verse del mismo modo que la de esos otros productos naturales, puesto que la propagación de la especie humana es un acto natural. La autoproducción de las cosas y los servicios que el obrero y su familia consumen tiene lugar fuera del conjunto de la economía política capitalista. Es, además, una actividad universal de los seres vivos (el “instinto de conservación” que Marx señala). James, al insistir obstinadamente en que “en el capitalismo no hay nada que no sea capitalista”, oscurece la distinción fundamental entre la producción de fuerza de trabajo y la producción capitalista.
Cuando decimos que la propagación es un “acto natural”, debe quedar claro, sin embargo, que la forma de familia en que esta propagación se organiza no está determinada simplemente por la biología, sino por la sociedad.
Orígenes de la familia
¿Cómo fue que las mujeres se vieron esclavizadas en el hogar? No fue el capitalismo quien creó esta esclavitud doméstica, cuyos orígenes, mucho más antiguos, surgieron del desarrollo de la propiedad privada y del excedente social que los hombres acumularon de su trabajo. Según Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, en la Edad de Piedra la tierra pertenecía en común a todos los miembros de la tribu. Si bien había una división del trabajo entre los sexos, también había igualdad, pues todos participaban en el trabajo productivo y contribuían a la economía. Cuando con el tiempo aumentó la capacidad productiva de los seres humanos, se hizo redituable el utilizar esclavos —la primera forma de propiedad privada—. El ganado, la tierra y otras formas de propiedad también se privatizaron por primera vez, provocando una revolución al interior de la familia. Los hombres siempre habían sido responsables de procurar las necesidades de la vida, pero ahora, a pesar de que la división del trabajo al interior de la familia se mantuvo esencialmente inalterada, el trabajo doméstico que realizaban las mujeres dejó de contar en comparación con el poder económico de los hombres. Engels concluyó que las mujeres podrían conquistar la igualdad con los hombres sólo cuando volvieran a participar en igual medida que ellos en la producción económica general.
James dice que Marx “nunca fue culpable” de estos “disparates” de Engels. Pero, si esto es cierto, es sólo porque Marx murió (en 1883) un año antes de que Engels completara esta obra que ambos habían concebido como un libro conjunto. De hecho, en el prefacio a la primera edición, Engels afirma: “Los capítulos siguientes vienen a ser, en cierto sentido, la ejecución de un testamento. Carlos Marx se disponía a exponer personalmente los resultados de las investigaciones de Morgan...tengo a la vista, junto con extractos detallados que hizo de la obra de Morgan, glosas críticas que reproduzco aquí, siempre que cabe”.
Dalla Costa y James sostienen opiniones divergentes en cuanto a la cuestión de los orígenes de la opresión de la mujer, y ambas se equivocan. James afirma que el sexismo primordial es la raíz de la opresión de la mujer. Dalla Costa, por su parte, afirma que es resultado de las relaciones económicas capitalistas, tesis que la lleva a afirmar que la posición de la mujer en la sociedad feudal era en cierto modo más progresista:
“En la medida en que los hombres han sido las cabezas despóticas de la familia patriarcal...la experiencia de las mujeres, los niños y los hombres fue una experiencia contradictoria... Pero, en la sociedad precapitalista, el trabajo de cada uno de los miembros de la comunidad de siervos se consideraba dirigido a un objetivo: o bien la prosperidad del señor feudal o nuestra supervivencia... El paso de la esclavitud a la fuerza de trabajo libre separó al hombre proletario de la mujer proletaria...”.
La insistencia de Dalla Costa y James en la importancia del trabajo productivo de las amas de casa como central en su potencial revolucionario contradice las afirmaciones de que: 1) con la transición desde el feudalismo, la mujer fue excluida del trabajo productivo por la fuerza, y 2) el feudalismo era menos opresivo para las mujeres que el capitalismo, puesto que en aquél las mujeres eran reconocidas como trabajadoras productivas.
El capitalismo en realidad sentó las bases para la liberación de la mujer, porque: 1) una vez más, abrió el camino a la participación de las mujeres en la producción social, creando oportunidades para el desarrollo de su conciencia social y para la lucha organizada contra la opresión fuera de la estructura unifamiliar aislada; y 2) el ascenso del concepto burgués del individuo libre —contrapuesto a las nociones medievales del linaje, el privilegio aristocrático y la dominación religiosa, que codificaban la creencia de que la mujer era inferior— sentó las bases intelectuales para el reconocimiento de las mujeres como humanos plenos con derechos iguales a los del hombre, un concepto totalmente ajeno a la mentalidad medieval (y aparentemente irrelevante para Dalla Costa).
El capitalismo creó las bases de la emancipación de la mujer mediante el desarrollo de las fuerzas productivas, pero ya hace mucho que ha sobrevivido a su papel histórico progresista y ahora constituye una barrera tanto al mayor desarrollo de las fuerzas productivas como a la emancipación de la mujer. Las mujeres no podrán ser libres mientras no se elimine la escasez, no se abolan las clases y no se remplace la familia. En otras palabras, no podrán ser libres mientras no se establezca la sociedad socialista.
La familia bajo el capitalismo
La perpetuación de la unidad familiar monógama en las sociedades capitalistas avanzadas no se debe a un diabólico complot de los capitalistas para extraer cada vez más ganancias de la clase obrera. Incluso en su forma actual, la familia le cuesta a los capitalistas, en pesos y centavos, más que si sus funciones fueran socializadas. El valor que la familia tiene para la burguesía no radica en la eficiencia con que produce fuerza de trabajo, sino en su utilidad como reserva de pequeña propiedad privada y pequeña producción, que hacen de ella un freno ideológico a la conciencia social. Es por eso —así como para liberar a las mujeres de la esclavitud del trabajo doméstico repetitivo, vacuo y enervante— que una de las tareas de la revolución socialista será remplazar a la familia.
La función económica originaria de la familia monógama fue la transmisión de la propiedad privada por medio de la herencia. Esta función sólo es económicamente útil para las clases propietarias, no para el proletariado, que posee pocas cosas de valor que heredar. Así, está en el interés material de la clase obrera el cumplir con el papel históricamente progresista de socializar las funciones de la familia después de la revolución.
Pero, además de ello, la ideología reaccionaria de la familia nuclear también hace posible organizar a las amas de casa de la clase obrera para fines reaccionarios, puesto que su conciencia tiende a centrarse en la defensa y extensión de cualquier pequeña propiedad que su familia pueda poseer. Así, en Chile, en 1971, la oposición de los demócratas cristianos y del Partido Nacional pudo organizar con éxito grandes manifestaciones de amas de casa (como amas de casa) contra el régimen de Allende. No hay nada en la estructura de la familia que pueda llevarnos a suponer respecto de las amas de casa, como hacen James y Dalla Costa, que “cuando llega la hora de manifestarse, nada las detiene y hacen lo que saben que hay que hacer”, ni tampoco que consideren que lo “que hay que hacer” es contribuir a derrocar al capitalismo, y no a mantenerlo.
La respuesta de Dalla Costa y James a la opresión de las mujeres es que las mujeres deben retirarse completamente de la sociedad capitalista, llevándola así a colapsar. Si trabajan en una fábrica, deben renunciar, pues reclutar mujeres a la fuerza de trabajo es un complot capitalista para impedir la revolución. “El gobierno, actuando en el interés de la clase capitalista...ha creado el desempleo” para que “...nos conformemos con las migajas que el amo deja caer de su mesa”. Esta teoría de la historia como una conspiración diabólica supone que los capitalistas son totalmente libres de hacer lo que les plazca independientemente de las leyes del movimiento de la economía capitalista. Lo cierto, sin embargo, es que en las condiciones de la sociedad imperialista decadente a los capitalistas les es imposible ofrecer pleno empleo, ¡quiéranlo o no!
Y los obreros, lejos de ser simples crédulos, ¡se ven bajo la obligación económica de trabajar! Pero James y Dalla Costa pasan esto por alto. Su concepción de por qué la gente hace las cosas se basa no en el mundo material sino en una concepción idealista de la realidad.
Los sindicatos y la izquierda
Dalla Costa y James también argumentan que, dado que al trabajar se sufre explotación y por lo tanto debe evitarse, las organizaciones que se centran en el lugar de trabajo, es decir, los sindicatos, también son malos. Los sindicatos “dividen” porque toman en cuenta sólo a los asalariados e ignoran al resto del “proletariado” (es decir, a los ancianos, los enfermos, los bebés y las amas de casa). Esto no es más que la vieja práctica de la Nueva Izquierda de identificar al más oprimido con el más revolucionario.
Sin embargo, no fueron los sindicatos quienes crearon las hostilidades entre los distintos sectores sociales —sexuales, raciales, entre empleados y desempleados— que debilitan a la clase obrera. Estas hostilidades son parte integral de la sociedad de clases, son manifestaciones de la ideología burguesa que los sindicatos no crean pero que sí reflejan (en la medida en que siguen sometidos a direcciones conservadoras). Los sindicatos son básicamente organizaciones defensivas de la clase obrera destinados a proteger cualquier conquista económica que hayan podido arrebatar a la clase capitalista. Por lo tanto, los marxistas deben defender a los sindicatos y tratar de extenderle su protección a todos los obreros. Existe una brecha crucial, que James ignora, entre los apetitos de la burocracia sindical actual, que sirve como agente del capital al interior de la clase obrera para mantenerse en el poder, y las bases sindicales, que no tienen trabajos fáciles ni ostentosos planes de pensiones que los protejan, ni la oportunidad de participar en la colaboración de clases con los capitalistas.
Los marxistas nunca hemos dicho que la organización sindical o la “conciencia sindical” sea suficiente por sí misma para hacer una revolución. Si así fuera no haría falta un partido revolucionario de vanguardia. James da una idea falsa a su audiencia cuando escribe:
“Se nos dice que debemos llevar a la mujer lo que llaman ‘conciencia sindical’. Esta frase es de Lenin y procede de un folleto titulado ¿Qué hacer?”.
Esto claramente implica que para Lenin la “conciencia sindical” era “la respuesta”. ¡Pero todo el punto del ¿Qué hacer? es precisamente la necesidad de trascender la mera conciencia sindical! Lenin escribe:
“El movimiento obrero espontáneo sólo puede crear por sí mismo el tradeunionismo (y lo crea de manera inevitable), y la política tradeunionista de la clase obrera no es otra cosa que la política burguesa de la clase obrera”.
—V.I. Lenin, ¿Qué hacer?
Es verdad que algunas organizaciones de izquierda, e incluso supuestos trotskistas, van a la cola de manera oportunista y acrítica de todo burócrata “de izquierda” y se adaptan a los aspectos más atrasados de la conciencia obrera, pero esto es una traición al marxismo, que la Spartacist League ha denunciado consistentemente. La acusación generalizadora de Dalla Costa de que “la izquierda” está “dominada por hombres” es particularmente insultante para las revolucionarias mujeres, pues supone que los hombres dominarán automáticamente cualquier organización, y que, sin importar su nivel de conciencia, las mujeres nunca podrán hablar por sí mismas. Esta acusación también es insultante para los revolucionarios hombres, pues se basa en la incapacidad de trascender una visión machista del mundo y de hacer causa común con las mujeres. Todo se reduce, una vez más, a la sentencia de la Nueva Izquierda de que “sólo los oprimidos pueden entender realmente su propia opresión”.
Conclusiones
Hay mucha confusión en las organizaciones de mujeres respecto a qué conclusiones sacar de las obras de Dalla Costa y James. Esto se debe a que su retórica de “lucha de clases” oscurece en parte el odio real que le tienen a esa lucha y la hostilidad que sienten por el proletariado. En realidad, Dalla Costa y James no tienen programa alguno para la liberación de la mujer. Su “programa” no es más que el rechazo: las mujeres deben rechazar el trabajo, deben rechazar a la izquierda, deben rechazar el hogar, deben rechazar a sus maridos, etc. ¿Y cuál es el sustituto que proponen? Sólo la deliberadamente vaga “lucha misma”. ¿Luchar por qué? Pompei responde: “Lo que queremos no es ser más productivas, no es ir a que nos exploten mejor en otro lado, sino trabajar menos y tener más oportunidades de experiencias sociales y políticas”. Ciertamente es un deseo legítimo, y uno que comparten todos los oprimidos y explotados. Pero soñar que esto se puede conseguir sin aplastar la sociedad de clases capitalista es puro utopismo. Sin entender cómo opera el capitalismo y cómo puede ser derrocado, todas las demandas programáticas concretas se vuelven meras reformas cosméticas, cuyo efecto es reforzar al sistema, en vez de derrocarlo.
En el corazón de las tesis de Dalla Costa y James yace la creencia de que las mujeres pueden retirarse de la sociedad capitalista y encontrar un camino propio y exclusivo a la salvación fuera de las relaciones capitalistas. ¿Y por qué hacer encajar a las amas de casa en el sistema económico capitalista si su fuerza yace al margen de éste? Ésa es la más flagrante de todas sus contradicciones.
La razón por la que Dalla Costa y James intentan hacer encajar a las amas de casa en el molde de los “trabajadores productivos” de Marx es simplemente que no pueden enfrentar de ningún otro modo el desafío que el marxismo representa para su visión feminista del mundo. Esta delgada capa de “marxismo” no es más que una cubierta para la vieja ideología de la Nueva Izquierda de que todo el que trabaja ya se vendió, ignorando totalmente la férrea necesidad, que enfrenta la mayor parte del mundo, de trabajar o morirse de hambre. Es un reflejo de la visión del mundo de los pocos privilegiados, los “radicales” pequeñoburgueses que han glorificado el primitivismo al grado de saludar a los hambrientos y enfermos campesinos de subsistencia del “Tercer Mundo” como la nueva fuerza revolucionaria. Y mientras estos radicales de sofá refinan sus teorías en la comodidad del aire acondicionado, los campesinos a los que idealizan son masacrados debido al primitivismo de sus recursos. Aunque está bien que James trate de “superar esta culpa de vivir en un departamento alfombrado”, no es un problema que tenga la mayoría de las mujeres (ni de los hombres), que tienen que luchar para comer, para ganarse la vida de algún modo, y para hallar la manera de superar la muy real opresión material que sufren, una opresión creada por una sociedad de la que no pueden escapar. James les dice a estas mujeres que dejen de trabajar, que rechacen los salarios de sus esposos y que vivan de...¿de qué? ¿Del aire? ¿O las va a invitar a todas a dormir en su departamento alfombrado? ¿A eso se refiere cuando dice que “el movimiento les dará sustento”? Para lo único que sirven las teorías de Dalla Costa y James es para jugar a la revolución sin ninguna intención real de buscar activamente aplastar al capitalismo. Como dijo Marx, “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. De lo que se trata no es de darle la espalda al capitalismo ni de crear en su interior una alternativa para los bohemios pequeñoburgueses, sino de aplastarlo para siempre y comenzar la construcción de una sociedad socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/46/james.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.08.14 13:57 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to communismo [link] [comments]


2016.07.18 17:29 EDUARDOMOLINA A ochenta años del comienzo de la barbarie franquista. Editoriales influyentes no paran de publicar panegíricos del régimen firmados por los revisionistas más conocidos, cada día más fuertes, en un régimen que permite que gobiernen los herederos del tirano.

Pedro Luis Angosto
"http://www.nuevatribuna.es/opinion/pedro-luis-angosto/ochenta-anhos-comienzo-barbarie-franquista/20160718105454130224.html"
"A lo largo de este año se han organizado –con poca resonancia mediática- diversos actos con motivo del golpe de Estado que tras fracasar dio comienzo a la guerra civil española, una de las más crueles y sanguinarias de las que ha conocido el continente europeo en el siglo XX.
La guerra civil fue quizás la última guerra del siglo XIX y la primera del XX en el viejo continente. La última del siglo XIX porque los defensores del antiguo régimen se rebelaron, en defensa de sus privilegios cuasi feudales y de la esclavitud de los pueblos, contra una república burguesa que lo único que pretendía era acabar con una serie de injusticias endémicas que impedían a la España vital elegir y trabajar por su propio destino, por ocupar un lugar digno entre los países más avanzados de la época. Para ello, la República quiso modificar las antiguas relaciones de producción de modo que los privilegios y los abusos quedasen laminados; también quiso reorganizar el Estado dando a cada territorio un autogobierno que al mismo tiempo permitiese acabar con las redes de corrupción caciquil que tenían maniatado al país y satisfacer las demandas de las diferentes nacionalidades históricas; de igual manera se pretendió terminar con otro poder castrador, el de la iglesia y su terrible influencia sobre las conciencias, reorganizar el ejército para hacerlo más moderno y eficaz, pero sobre todo más disciplinado y menos belicoso contra la ciudadanía. Empero, de entre todos los cambios que propiciaron aquellos hombres había uno que tenía una importancia mayor que todos los demás: Dar educación al pueblo, construir miles de escuelas, preparar a miles de maestros vocacionales, extirpar el mito, el miedo, el complejo y el oscurantismo de las conciencias para hacerlas libres: Sabían que sin ese arma tan preciosa, cualquier cambio sería imposible.
Indudablemente las reformas que planteaba aquel régimen, por tímidas que fuesen en algunos aspectos, tocaban de lleno los intereses de quienes habían regido los intereses del Estado desde siglos en su propio beneficio. La República había llegado de modo pacífico, ocupando el gobierno, pero ¿y el poder?, ¿tuvo alguna vez la República el poder en sus manos? Sinceramente, pensamos que no. Pese a las reformas militares de Azaña, los militares conspiraron desde el primer día, bien desde los cuarteles, bien desde sus casas o los casinos; pese al artículo 26 de la Constitución, los curas continuaron conspirando y desafiando al régimen porque sabían que los militares estaban de su lado; pese a los esfuerzos por modernizar las estructuras y las relaciones productivas –téngase en cuenta que por primera vez en décadas los años republicanos fueron los primeros en los que España dejó de ser un Estado emisor de emigrantes-, la burguesía industrial, financiera y comercial, y los terratenientes se opusieron mayoritariamente a cualquier cambio que afectase mínimamente a sus intereses, declarando una guerra –a veces encubierta, a veces descarada- tanto al gobierno republicano como a las clases trabajadoras. En esas circunstancias, con esa animadversión de la plutocracia y los poderes fácticos, parece evidente que los republicanos tenían el gobierno y la Gaceta, pero poco más: El poder real seguía estando en manos de quienes siempre lo habían tenido, de quienes en unos pocos meses darían al traste, tras llenar la Península de sangre y fuego, con el sueño republicano.
Decíamos también, que fue la primera guerra del siglo XX, y lo fue de verdad porque un pueblo animoso pero mal entrenado y mucho peor pertrechado por la traición de Inglaterra y Francia, se enfrentó casi a pecho descubierto al ejército más sofisticado y moderno hasta entonces conocido: El ejército nazi, que hizo de España su particular laboratorio para experimentar las terribles armas y tácticas contra la población civil que luego extendería al resto de Europa.
Hemos tratado de resumir en unas líneas generales lo que para nosotros fue la guerra civil. Es seguro que se nos escapan muchos detalles, que olvidamos muchas cosas fundamentales, pero suele ocurrir cuando se trata de condensar un periodo histórico tan dramático y complejo en unas líneas. Ahora lo que de verdad nos preocupa no es que podamos haber hecho un análisis incompleto o que hayamos dejado muchas cosas en el baúl desordenado de la memoria, sino que este año sirva, como muchos pretenden, para liquidar completamente y para siempre el genocidio franquista, el que acometieron desde el mismo momento de la traición, el que perpetuaron durante casi cuarenta años de posguerra los militares africanistas apoyados por la Iglesia, la banca y la gran burguesía, pasando a los anales de la historia como uno de los periodos más salvajes e impunes sufridos por país alguno. No es indiferente el número de personas que fueron asesinadas, desaparecidas, mutiladas, castradas, acalladas, cegadas, perseguidas, encarceladas, expulsadas, fueron cientos de miles, muchos cientos de miles, lo fue todo el país, pues todo el país, desde Finisterre al Cabo de San Antonio, desde Figueras a Palos de Moguer, se convirtió en un inmenso cementerio habitado por fantasmas, por espectros que tuvieron que cambiar o esconder su forma de pensar para sobrevivir o subsistir. Nunca, ningún país de nuestro entorno sufrió un lavado de cerebro tan brutal, castrador e interminable, como el padecido por la sociedad española desde el 17 de julio de 1936 hasta hace pocos años; nunca a lo largo de nuestra terrible historia, gente tan menuda y cruel pudo sojuzgar a millones de personas durante décadas en nombre de Dios, del mauser y del dinero; nunca, en la historia de Europa Occidental, un dictador, una dictadura, quedó en la impunidad judicial e histórica como está ocurriendo con Franco y su régimen nacional-católico, que no fue más que la versión castiza del fascismo, apoyada y sostenida, en este caso, por Inglaterra, Francia y Estados Unidos.
Así pues, cuando estamos a ochenta años del 17 de julio de 1936, del gran exterminio, políticos, medios de comunicación de masas, partidos, sindicatos y organizaciones civiles de distinta etiología, en vez de haber iniciado una gran ofensiva para que de una vez por todas los ciudadanos del Estado español y de todo el mundo sepan que España sufrió durante cuatro décadas una de las tiranías más sanguinarias que imaginarse pueda, que aquí se violentaron todos los derechos humanos de modo sistemático, que aquí se mató y torturó a destajo, que aquí sigue siendo posible hacer apología del franquismo, de los crímenes contra la Humanidad que ese régimen perpetró, en vez de eso, muchos parecen de acuerdo en echar tierra sobre nuestro pasado. Periodistas equidistantes que, en buena parte, no tienen idea de lo que pasó, pontifican desde sus medios sobre el hastío de la población respecto a ese periodo y al mayor asesino de nuestra historia; historiadores neutros –cada vez son más- aseguran que unos y otros hicieron barbaridades; políticos y sindicalistas se lavan las manos, mientras las editoriales más influyentes no paran de publicar panegíricos del régimen firmados por los revisionistas más conocidos, cada día más fuertes al comprobar la libertad con la que pueden expresar sus disparates y la de la propia tiranía.
Ante esta situación, que parece un definitivo punto y final, uno, que por encima de historiador es un ser humano que ama la libertad y la justicia sobre todas las cosas, se permite hacer un llamamiento a todos aquellos que comparten iguales o parecidos ideales, se dediquen o no a la historiografía, para impedir que pongan coto a la memoria, para quitar, aunque sea con las uñas, los montones de tierra que están volcando sobre el genocidio franquista, para cantar a los cuatro vientos la verdad de aquel tiempo, para arrojar al franquismo a la misma hedionda cloaca donde yace Adolfo Hitler. Es una empresa difícil y larga, llena de obstáculos, ayuna de apoyos y medios de envergadura en un régimen que permite que gobiernen los herederos del tirano; es una tarea propia de quijotes que navegan contra la mar arbolada, pero merece la pena que luchemos por ella con todas nuestras fuerzas, por los que dieron la vida por la libertad, para que quienes vienen detrás de nosotros no tengan que vivir eternamente en la mentira y la ignominia. Por mi parte, aun a riesgo de ser “estigmatizado”, denigrado, postergado, puteado o ninguneado, no va a quedar."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.07 04:08 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.04 04:27 ShaunaDorothy ¡Defender las conquistas de la Revolución Cubana! Cuba: Crisis económica y “reformas de mercado” ¡Por la revolución política obrera!(1 - 2) (Otoño de 2011)

https://archive.is/OkPrG
Espartaco No. 34
Otoño de 2011
¡Defender las conquistas de la Revolución Cubana!
Cuba: Crisis económica y “reformas de mercado”
¡Por la revolución política obrera!
¡Por la revolución socialista en toda América!
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard, periódico de nuestros camaradas de la SL/U.S., No. 986, 16 de septiembre de 2011.
A principios de agosto, la Asamblea Nacional cubana endosó un plan de reformas económicas orientadas al mercado para los próximos cinco años, el cual ya había sido adoptado en la primavera por el VI Congreso del Partido Comunista Cubano. Entre las medidas planeadas se encuentra la eliminación de más de un millón de empleos estatales (20 por ciento de la fuerza laboral), importantes recortes a subsidios estatales, una expansión enorme en el sector de la pequeña empresa e incentivos adicionales para atraer inversión extranjera.
Desde que se anunciaron en agosto de 2010, el componente principal de estas “reformas de mercado” ha sido la eliminación de un millón de empleos estatales. La burocracia de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), controlada por el estado, ha jugado un importante papel en la promoción de estos recortes, al afirmar descaradamente que son esenciales para “seguir perfeccionando el socialismo”. En la manifestación del Primero de Mayo de este año en La Habana, la CTC marchó bajo la consigna: “unidad, productividad y eficiencia”.
Originalmente, estos recortes deberían haber sido implementados para marzo, pero el plazo se cumplió sin novedad. El congreso del Partido Comunista del mes siguiente debía ponerlos en marcha, pero decidió posponerlos de nuevo debido a los reportes de descontento masivo. Ya desde octubre de 2010, la agencia noticiosa Reuters informó que funcionarios del partido tuvieron que presentarse en el Hotel Habana Libre para “calmar a los trabajadores” cuando éstos se enteraron de los despidos proyectados. Los trabajadores despedidos sólo obtendrán liquidaciones por un corto periodo de tiempo, correspondientes, como máximo, al 60 por ciento de sus salarios.
El objetivo declarado de las “reformas” es reactivar la estancada economía cubana, que nunca se ha recuperado completamente de la severa crisis que siguió a la restauración del capitalismo en la Unión Soviética hace más de dos décadas. A pesar del dominio de la burocracia estalinista, el estado obrero soviético proporcionaba un salvavidas económico crucial para esta pequeña y empobrecida isla, que luchaba por sobrevivir bajo la sombra del monstruo imperialista estadounidense. La Unión Soviética también representaba un obstáculo militar para las revanchistas ambiciones contrarrevolucionarias de Washington.
Los severos problemas económicos del periodo postsoviético se incrementaron en 2008, cuando Cuba fue sacudida por la crisis financiera capitalista global. El precio del níquel, el principal producto de exportación cubano, bajó hasta en un 80 por ciento, mientras que las remesas enviadas por los cubanos residentes en EE.UU. disminuyeron de forma sustancial. Ese mismo año, los huracanes destruyeron infraestructura con valor de diez mil millones de dólares. De frente a un déficit comercial de casi doce mil millones de dólares, Cuba se vio obligada a suspender sus pagos a los acreedores extranjeros. El hecho de que los doctores y otros profesionistas cubanos que trabajan en el extranjero sean la fuente del 60 por ciento de los ingresos en divisa fuerte, seguidos de la industria turística, es testimonio del terrible estado en el que se encuentra la economía cubana.
Tanto los comentaristas burgueses como los de la izquierda han aprovechado los recientes anuncios del régimen para hacer las más disímiles predicciones. Éstas van desde el optimismo fatuo sobre las perspectivas de que la aislada Cuba avance hacia el socialismo, hasta las afirmaciones de que el capitalismo está siendo, o ya fue, restaurado en la isla. Para entender por qué dichos puntos de vista son falaces se requiere un entendimiento marxista de la naturaleza de clase del estado cubano y de su burocracia estalinista en el poder.
Los trotskistas no tomamos lado en el debate entre los que abogan por reformas de mercado/descentralización y aquéllos que preferirían regresar a una economía más rígidamente centralizada. Nuestro punto de partida es el entendimiento de que Cuba es un estado obrero burocráticamente deformado, una sociedad en donde el capitalismo ha sido derrocado pero el poder político es monopolio de una casta gobernante parasitaria, cuyos privilegios derivan de la administración de la economía colectivizada. Como demuestra el ejemplo de China, hay una tendencia inherente en esos regímenes a abandonar la planificación burocrática centralizada a favor de mecanismos de mercado. Hostiles intrínsecamente a la democracia obrera, recurren a la disciplina del mercado (y a la fila de desempleados) como un látigo para incrementar la productividad laboral.
A pesar de las distorsiones del dominio burocrático, primero bajo Fidel Castro y ahora bajo su hermano y lugarteniente de muchos años, Raúl, los obreros y campesinos de Cuba han obtenido enormes conquistas gracias al derrocamiento del capitalismo. La eliminación de la producción con fines de lucro a través de la colectivización de los medios de producción, junto con la planeación económica centralizada y el monopolio estatal sobre el comercio exterior y la inversión extranjera, proporcionaron empleo, vivienda y educación para todos y removieron el yugo del dominio imperialista directo. Cuba tiene una de las tasas de alfabetización más altas del mundo y un reconocido sistema de salud. La tasa de mortalidad infantil es más baja que en EE.UU., Canadá y la Unión Europea. El aborto es un servicio de salud gratuito y fácilmente asequible.
En la Liga Comunista Internacional estamos por la defensa militar incondicional del estado obrero deformado cubano contra el imperialismo y la contrarrevolución capitalista interna. Llamamos por poner fin al paralizante embargo económico impuesto por Washington y exigimos el retiro de EE.UU. de la Bahía de Guantánamo. Al mismo tiempo, llamamos a que el proletariado cubano barra con la burocracia castrista a través de una revolución política que establezca un régimen de democracia obrera. Ésa es la única manera de remediar la corrupción, la ineficiencia y la escasez endémicas a la mala administración burocrática, que detienen el crecimiento económico y crean enormes dislocamientos.
La explicación de Trotsky de las raíces materiales de la burocracia soviética en su libro de 1937 La revolución traicionada puede ser aplicada igualmente al régimen cubano de hoy:
“La autoridad burocrática tiene como base la pobreza de artículos de consumo y la lucha de todos contra todos que de allí resulta. Cuando hay bastantes mercancías en el almacén, los parroquianos pueden llegar en cualquier momento; cuando hay pocas mercancías, tienen que hacer cola en la puerta. Tan pronto como la cola es demasiado larga se impone la presencia de un agente de policía que mantenga el orden. Tal es el punto de partida de la burocracia soviética. ‘Sabe’ a quién hay que dar y quién debe esperar”.
Desde el origen del estado obrero cubano, la burocracia en el poder ha actuado como un obstáculo al avance ulterior hacia el socialismo: una sociedad igualitaria y sin clases que requiere de niveles de producción cualitativamente más elevados que incluso los del país capitalista más avanzado. En cambio, los estalinistas empujan el mito del “socialismo en un solo país”, que en la práctica significa oponerse a la perspectiva de la revolución obrera internacional y conciliar con el imperialismo mundial y sus clientes neocoloniales a través de una política de “coexistencia pacífica”.
Una Cuba gobernada por consejos electos de obreros y campesinos —abiertos a todos los partidos que defiendan la revolución— sería un faro para los trabajadores de toda Latinoamérica y más allá. En última instancia, la respuesta al atraso económico de Cuba y el único camino hacia un futuro de abundancia material, igualdad social y libertad personal es la revolución proletaria internacional —particularmente en el bastión imperialista estadounidense— que conduzca a una planeación económica global y racional y a un orden socialista igualitario. El corolario obligado a esta perspectiva es el forjamiento de un partido trotskista en Cuba, parte de una IV Internacional reforjada, que dirija una revolución política proletaria a la victoria.
El “Periodo Especial” y la “reforma” burocrática
Aunque las “reformas de mercado” propuestas son profundas, el tipo de políticas que representan difícilmente son algo nuevo en Cuba. A partir de 1993, es decir, poco después de la destrucción de la Unión Soviética, el régimen de Castro emprendió una serie de políticas orientadas al mercado para lidiar con el llamado “Periodo Especial”. Éstas incluyeron la legalización del autoempleo y la posesión individual de dólares, así como una importante expansión del turismo extranjero, incluso a través de empresas de inversión mixta.
El efecto más dramático de estas medidas fue el enorme incremento de la desigualdad en la isla. En un contexto de corrupción pequeña y no tanto, la lucha por obtener divisas fuertes se ha vuelto el factor dominante en las vidas de los trabajadores cubanos. Bajo el sistema de divisas dual, los trabajadores reciben su salario en pesos cubanos, pero la mayor parte de los bienes sólo pueden adquirirse en tiendas especiales o en el mercado negro usando una divisa denominada peso convertible (CUC), cuyo valor equivale a 24 pesos cubanos y es la moneda usada por los turistas. Esta situación ha obligado a la mayoría de los trabajadores a tomar segundos y hasta terceros empleos para satisfacer necesidades básicas, lo que en consecuencia afecta seriamente la productividad laboral. Cuba también ha atestiguado el resurgimiento de la prostitución.
Aquéllos que tienen acceso a divisa fuerte gracias a las remesas del extranjero, la industria turística u otras fuentes ahora tienen estándares de vida mucho más altos que el resto de los cubanos. Entre estos últimos está la mayoría de los negros cubanos, que tienen mucha menor probabilidad de tener parientes en Miami y están subrepresentados en el sector laboral turístico. Aunque los negros obtuvieron enormes conquistas con la Revolución Cubana, muchos de estos avances están siendo revertidos.
A partir de 1996, Cuba logró emerger de las profundidades del Periodo Especial y experimentó algo de crecimiento económico, aunque sobre una base limitada. En 2002, un 40 por ciento de los ingenios azucareros, cuya producción solía ser exportada en su gran mayoría a la URSS, fue clausurado en un intento por diversificar la agricultura y alimentar a la población. Sin embargo, ante la constante escasez de equipo y combustible y en el contexto de una desorganización considerable, la producción de alimentos siguió estancada. Para 2006, 40 por ciento de los camiones a disposición de la agencia estatal responsable de fomentar y distribuir la producción agrícola estaba fuera de servicio, mientras que el resto tenía al menos 20 años de antigüedad.
Dado que la mitad de la tierra agrícola sigue siendo improductiva, Cuba tiene que importar 80 por ciento de sus alimentos, en gran parte de EE.UU. Un artículo de Brian Pollitt, profesor de la Universidad de Glasgow, resume la terrible situación: “Mientras que en 1989 la exportación de azúcar de Cuba podía financiar por sí misma cuatro veces la importación de alimentos a la isla, durante los años 2004-06, el combinado de sus exportaciones de azúcar, tabaco y otros productos agrícolas y de pesca no podía financiar siquiera la mitad de las importaciones alimentarias” (International Journal of Cuban Studies, junio de 2009).
La amenaza de despidos masivos
Los lineamientos económicos aprobados por el régimen tienen como objetivo mejorar el desempeño económico a través de condiciones más duras para el pueblo cubano. Afirman que es necesario “reducir o eliminar gastos excesivos en la esfera social...y evaluar todas las actividades que puedan pasar del sector presupuestado [estatal] al sistema empresarial”. En 2009, el gobierno ordenó el cierre de las cafeterías en todos los lugares de trabajo, otorgando a los trabajadores un aumento salarial de quince pesos cubanos (equivalente a unos 70 centavos de dólar). Mientras tanto, el ya de por sí precario paquete de alimentos básicos, disponible a través de las libretas de racionamiento a precios módicos, está siendo reducido aún más.
Las nuevas medidas buscan fomentar una mayor inversión por parte de compañías europeas, canadienses y de otros países relajando las restricciones sobre la propiedad extranjera de bienes raíces, entre otras cosas a través de arriendos de 99 años y la legalización de la compra y venta de casas. También se contempla expandir enormemente la inversión extranjera directa a través de empresas de inversión mixta y zonas económicas especiales. Las reformas buscan promover el crecimiento del hasta ahora muy limitado sector privado por varios medios: la eliminación de las restricciones para el autoempleo, la disminución del control sobre la venta de la producción agrícola privada y la aceptación formal de la existencia de las pequeñas empresas privadas, en un intento por regular y gravar con impuestos la economía informal. Por primera vez desde 1968, se permitirá que estas empresas empleen gente fuera de sus propias familias. Estas medidas no pueden más que conducir a una desigualdad incluso mayor. También van a servir para incrementar la influencia económica de los cubanos derechistas en el exilio, dado que los cubanos con familiares en EE.UU. estarán entre los pocos con el capital suficiente para iniciar un negocio.
La campaña por parte de un sector de los imperialistas estadounidenses (centrado en los agribusiness) para relajar el embargo sin detener la presión diplomática y política contra Cuba señala otro camino posible para subvertir la economía socializada: inundarla de importaciones baratas. Este enfoque corresponde a la política que sostienen desde hace mucho los gobernantes de Europa Occidental y Canadá. Desde luego, Cuba debe tener derecho a comerciar y tener relaciones diplomáticas con los países capitalistas. Sin embargo, esto subraya la importancia del monopolio estatal sobre el comercio exterior —es decir, un estricto control gubernamental sobre las importaciones y las exportaciones—.
El gobierno dice que espera que el 40 por ciento de los trabajadores que pierdan su empleo sea transferido a cooperativas, mientras que el resto será instado a iniciar pequeños negocios, autoemplearse o buscar otro trabajo. Un documento del partido admite que gran parte de los nuevos negocios podrían quebrar en el lapso de un año debido a la carencia de crédito y materias primas. Las perspectivas de muchos trabajadores de sobrevivir en ocupaciones de subsistencia como la venta de comida y la reparación de calzado, en el contexto de las dificultades económicas, son desalentadoras, por decir lo menos.
Las compañías estatales también adquirirán mayor autonomía: si son incapaces de financiar su propia operación serán liquidadas. Como explicamos en el contexto de las “reformas de mercado” introducidas en los últimos años de la Unión Soviética, este tipo de medidas impulsan a los administradores estatales a competir unos contra otros para comprar y producir barato y vender caro. Esto, a su vez, tiende a minar el control estatal sobre el comercio exterior y alimentar ulteriormente los apetitos procapitalistas de sectores de la burocracia. Por lo que respecta al esquema del régimen de “perfeccionamiento de las empresas estatales” que vincula los salarios a la productividad, no se trata más que de pago a destajo, que sirve para socavar la solidaridad básica de la clase obrera transformando a los trabajadores en competidores individuales por salarios más altos. Bajo el dominio estalinista, este tipo de esquemas, que plantean anarquía económica y mayor desigualdad, son la única “respuesta” posible a las distorsiones creadas por la rigidez y el comandismo burocráticos.
Los orígenes del estado obrero deformado cubano
Para entender la difícil situación en la que se encuentra actualmente Cuba, es necesario examinar los orígenes del estado obrero deformado. Las fuerzas guerrilleras que entraron a La Habana bajo la dirección de Fidel Castro en enero de 1959 eran un movimiento pequeñoburgués heterogéneo, cuyo compromiso inicial no iba más allá de un programa de reformas democráticas radicales. Notablemente, sin embargo, su victoria implicó no sólo la caída de la ampliamente despreciada dictadura de Batista, respaldada por EE.UU., sino también la destrucción del ejército y del resto del aparato estatal capitalista, proporcionando al nuevo gobierno pequeñoburgués un amplio margen de maniobra.
El nuevo gobierno se vio enfrentado a los crecientes intentos por parte del imperialismo estadounidense de someterlo a través de la presión económica. Cuando Washington trató de reducir la cuota estadounidense de azúcar cubana a principios de 1960, Castro firmó un acuerdo para vender un millón de toneladas al año a la Unión Soviética. La negativa de las refinerías propiedad de los imperialistas a procesar crudo soviético llevó a la nacionalización de la propiedad estadounidense en Cuba en agosto de 1960, que incluía ingenios azucareros, compañías petroleras y las empresas de electricidad y teléfonos. Para octubre de ese año, 80 por ciento de la industria del país había sido nacionalizada. Cuba se convirtió en un estado obrero deformado con estas extensas nacionalizaciones, que liquidaron a la burguesía como clase.
La Revolutionary Tendency (RT, Tendencia Revolucionaria), antecesora de la LCI, fue forjada a principios de la década de 1960 al interior del Socialist Workers Party (SWP, Partido Obrero Socialista) estadounidense en la lucha por una perspectiva marxista respecto a Cuba. A la par que defendía a la Revolución Cubana contra el imperialismo, la RT estaba tajantemente opuesta a que el SWP adulara a Castro, retratándolo como un trotskista “inconsciente”, y al programa de guerrilla rural asociado con los fidelistas y, antes de eso, con los maoístas chinos. Como escribimos en la Declaración de Principios de la Spartacist League/U.S. en 1966:
“La Spartacist League se opone completamente a la doctrina maoísta, con raíces en el menchevismo y el reformismo estalinista, que rechaza el papel de vanguardia de la clase obrera y la sustituye con la guerra de guerrillas campesinas como camino al socialismo. Bajo ciertas condiciones, por ejemplo la desorganización extrema de la clase capitalista en el país colonial y la ausencia de la clase obrera contendiendo por el poder social en su propio nombre, movimientos de este tipo pueden destruir las relaciones de propiedad capitalistas; no pueden, sin embargo, llevar a la clase obrera al poder político. En lugar de ello, crean regímenes burocráticos antiobreros que reprimen cualquier desarrollo ulterior de estas revoluciones hacia el socialismo. La experiencia desde la Segunda Guerra Mundial ha confirmado completamente la teoría trotskista de la revolución permanente, que sostiene que en el mundo moderno la revolución democrático burguesa sólo puede ser completada por una dictadura proletaria apoyada por el campesinado. Es sólo bajo la dirección del proletariado revolucionario que los países coloniales y semicoloniales pueden obtener la completa y auténtica solución a las tareas de alcanzar la democracia y la emancipación nacional”.
—“Basic Documents of the Spartacist League” (Documentos básicos de la Spartacist League), Marxist Bulletin No. 9
En ausencia de la democracia proletaria en un estado que los obreros conquistaron directamente, la sección decisiva de las fuerzas de Castro se convirtió en una casta burocrática que descansaba en la cima de la economía recientemente nacionalizada. Debido a su posición recién adquirida, los castristas se sintieron obligados a adoptar un falso marxismo (el “socialismo en un solo país”) que es el reflejo ideológico inevitable de una burocracia estalinista, fusionándose en el proceso con el traicionero Partido Popular Socialista, pro-Moscú, que en algún momento incluso participó en el gobierno de Batista. La existencia del estado obrero degenerado soviético proporcionó el modelo y, sobre todo, el apoyo material que hizo posible este resultado.
La Revolución Cubana demostró una vez más que no hay una “tercera vía” entre la dictadura del capital y la del proletariado. En este sentido, confirmó la teoría de la revolución permanente de León Trotsky. La Revolución Cubana, sin embargo, estuvo muy lejos de ser como la Revolución Rusa de octubre de 1917, llevada a cabo por un proletariado urbano con conciencia de clase apoyado por el campesinado y dirigido por el Partido Bolchevique.
Cuba y el colapso soviético: Los antecedentes de la crisis
Lejos de la falacia promovida por varios autodenominados izquierdistas de que la URSS era una potencia “imperialista”, la Unión Soviética era un estado obrero que surgió de la primera revolución socialista victoriosa en la historia. Internacionalistas hasta la médula, Lenin, Trotsky y los otros dirigentes bolcheviques veían la revolución en la económicamente atrasada Rusia como el primer paso para la revolución socialista mundial, que debería incluir de manera crucial a los países capitalistas avanzados. Sin embargo, el fracaso de varias oportunidades revolucionarias en el periodo posterior a la Primera Guerra Mundial —en particular la derrota de la Revolución Alemana en 1923— agudizaron el aislamiento del estado soviético. Esto, combinado con la devastación económica de la Primera Guerra Mundial y la subsecuente Guerra Civil, permitió que emergiera una capa burocrática conservadora en el partido y el aparato estatal.
A partir de 1923-24, la URSS sufrió una degeneración burocrática cualitativa, una contrarrevolución política en la que la clase obrera fue privada del poder político. El conservadurismo parroquial de la casta burocrática en consolidación adquirió forma ideológica cuando en 1924 Stalin promulgó la teoría de que el socialismo podía ser construido en un solo país. Este dogma antimarxista sirvió como justificación para el rechazo cada vez más franco del internacionalismo bolchevique —lo que condujo a traiciones abiertas de revoluciones proletarias en el extranjero, como fue el caso de España en la década de 1930— y a favor de intentos inútiles por conciliar con el imperialismo.
A pesar del dominio burocrático, la capacidad del estado obrero de administrar los recursos económicos de la sociedad soviética mediante la planificación económica trajo consigo grandes avances, transformando a la URSS de un país atrasado y mayoritariamente campesino en una potencia industrial moderna. Ese hecho es todavía más notorio hoy que el mundo capitalista está una vez más hundido en una crisis económica global. Sin embargo, como señaló Trotsky en La Revolución Traicionada:
“cuanto más lejos se vaya, más se tropezará con el problema de la calidad, que escapa a la burocracia como una sombra. Parece que la producción está marcada con el sello gris de la indiferencia. En la economía nacionalizada, la calidad supone la democracia de los productores y de los consumidores, la libertad de crítica y de iniciativa, cosas incompatibles con el régimen totalitario del miedo, de la mentira y de la adulación”.
El creciente estancamiento económico, exacerbado por la necesidad de seguirle el paso al masivo arsenal militar antisoviético del imperialismo estadounidense, llegó a un punto crítico en la década de 1980. El régimen de Mijaíl Gorbachov introdujo un programa de medidas con orientación de mercado (perestroika) que precipitó la fractura de la burocracia, incluso sobre líneas nacionales. En agosto de 1991, aprovechando un intento fallido de golpe de estado por parte de los lugartenientes de Gorbachov, el abiertamente procapitalista Boris Yeltsin tomó el poder en colaboración con el gobierno imperialista de George H. W. Bush. En esos días cruciales, la LCI publicó y distribuyó más de 100 mil copias en ruso de una declaración que llamaba a los obreros soviéticos a “¡Derrotar la contrarrevolución de Yeltsin y Bush!”. Sin embargo, décadas de mal gobierno estalinista habían dejado al proletariado atomizado y desmoralizado, y la ausencia de una resistencia proletaria a la marea contrarrevolucionaria pavimentó el camino para la destrucción final de las conquistas de la Revolución de Octubre.
La noción falsa de que la Unión Soviética era una potencia “imperialista” explotadora queda completamente desacreditada por su apoyo a Cuba, crucial para el progreso económico de ese país. Para la década de 1980, la Unión Soviética subsidiaba hasta el 36 por ciento del ingreso nacional cubano, intercambiando petróleo y sus derivados por azúcar en condiciones extremadamente favorables para la isla. Los enormes avances en los servicios de salud y de educación cubanos también estuvieron condicionados por los subsidios soviéticos, que en la década de 1970 permitieron al país inaugurar universidades públicas gratuitas, incluidas facultades de medicina en todas sus catorce provincias.
Después de la destrucción de la URSS, las exportaciones de Cuba cayeron 80 por ciento y su producto interno bruto se desplomó 35 por ciento. Sin el combustible, la maquinaria o las refacciones soviéticas, la mitad de las plantas industriales de Cuba tuvieron que cerrar al tiempo que el país sufría un colapso económico proporcionalmente mayor al de EE.UU. durante la Gran Depresión. Aquí vemos, en el lenguaje de la estadística dura y fría, las conquistas históricas que la existencia de la Unión Soviética hizo posibles —así como el desastre que tuvo lugar después de su destrucción—. Ésta es una clara prueba de la culpabilidad de los falsos grupos izquierdistas que hicieron causa común con las fuerzas contrarrevolucionarias de Yeltsin apoyadas por el imperialismo y que ahora ¡vituperan contra las “reformas de mercado” cubanas, acusándolas de estar vendiendo el estado obrero!
El “modelo chino”
La introducción de las “reformas de mercado” ha intersecado y provocado un intenso debate entre los intelectuales cubanos sobre el camino a seguir. Economistas influyentes como Omar Everleny Pérez, director del Centro de Estudios de la Economía Cubana, aplauden los cambios propuestos argumentando que pueden traer consigo modernización y crecimiento económico indefinido. Everleny Pérez es uno de tantos que abogan por seguir un modelo económico estilo chino o vietnamita de fomentar la inversión extranjera. Otros, en cambio, tienen la preocupación de que las “reformas de mercado” lleven a Cuba al abismo, señalando el destino de la Unión Soviética bajo la política de Gorbachov de la perestroika.
Al comparar a Cuba con China hoy en día, es importante señalar que para las dos últimas décadas de la Guerra Fría (la de 1970 y la de 1980), China se había convertido en un aliado estratégico del imperialismo estadounidense en contra de la Unión Soviética. La escisión sino-soviética en la década de 1960 fue un reflejo de ambas partes de las implicaciones contrarrevolucionarias del “socialismo en un solo país”. La política criminal de los estalinistas chinos de aliarse con Washington en contra de Moscú, iniciada con Mao, pavimentó el camino para la apertura de China a la inversión industrial a gran escala por parte del imperialismo occidental, implementada por la burocracia de Deng Xiaoping. En contraste, el imperialismo de EE.UU. ha mantenido una hostilidad implacable hacia Cuba y no da señal alguna de tener intenciones de relajar su brutal embargo, incluso a pesar de las concesiones del régimen de La Habana, como la liberación de más de 120 “disidentes” de derecha a partir del año pasado, en la que la reaccionaria Iglesia Católica jugó un papel determinante.
La posición de línea dura de Washington hacia Cuba no sólo impide la inversión estadounidense, sino que también limita la de Canadá y Europa Occidental gracias a los amplios alcances de la ley extraterritorial estadounidense. Así mismo, Cuba no tiene ni la base industrial preexistente ni las vastas reservas de mano de obra barata que alimentaron el avance económico de China durante las tres décadas pasadas. La idea de que Cuba podría tener éxito emprendiendo un modelo de crecimiento económico basado en la exportación mediante una inversión imperialista sustancial es una fantasía.
A pesar de las medidas orientadas al mercado introducidas desde finales de la década de 1970, los principales sectores económicos en China (como sucede también en Cuba) siguen nacionalizados y bajo control estatal. La inversión a gran escala por parte de corporaciones occidentales y japonesas y de la burguesía china de ultramar ha resultado, por un lado, en altos niveles de crecimiento económico y un incremento enorme en el peso del proletariado industrial chino, un acontecimiento progresista de importancia histórica. Por el otro, el “socialismo de mercado” ha incrementado enormemente la desigualdad, creando incluso una considerable clase de empresarios capitalistas nacionales en la China continental, muchos de ellos con lazos financieros y familiares con funcionarios del Partido Comunista. Como resultado, China se ha vuelto un caldero de contradicciones económicas y sociales y explosivo descontento obrero. Mientras tanto, los imperialistas prosiguen con su estrategia en dos flancos para fomentar la contrarrevolución, complementando la penetración económica con la presión y las provocaciones militares, al tiempo que abogan por los “disidentes” anticomunistas.
La burocracia cubana: Una casta contradictoria
En oposición a las posturas de gente como Everleny Pérez, otros, tanto en Cuba como al nivel internacional, argumentan en contra de seguir el modelo de “socialismo de mercado” implementado en China, un país que consideran capitalista o incluso imperialista. Un ejemplo es la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS), sección mexicana de la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional (FT-CI), una escisión de la tendencia dirigida por el fallecido camaleón político argentino Nahuel Moreno. En una declaración de septiembre de 2010 sobre Cuba, la FT-CI escribe: “Aunque con un discurso ‘socialista’ y ‘antiimperialista’, la burocracia gobernante reivindica desde hace años el llamado ‘modelo chino’ o vietnamita, es decir, un programa de marchar hacia un proceso gradual de restauración capitalista bajo la dirección del PCC, y ya viene tomando medidas que van en ese sentido” (www.cubarevolucion.org).
Al contrario de lo que afirma la LTS/FT-CI, no puede haber “un proceso gradual de restauración capitalista” ni en China ni en Cuba. La contrarrevolución capitalista tiene que triunfar al nivel político, conquistando el poder estatal. No va a tener lugar a través de un proceso de crecientes extensiones cuantitativas del sector privado, ya sea local o extranjero. La burocracia estalinista es incapaz de llevar a cabo una restauración del capitalismo en frío, gradual y desde arriba. Como demostraron claramente los eventos en la Unión Soviética en 1991-92, una crisis social de grandes proporciones en un estado obrero deformado vendría acompañada del colapso del bonapartismo estalinista y de la fractura política del Partido Comunista gobernante. El resultado de esta situación —ya sea la restauración del capitalismo o una revolución política proletaria— dependería en gran medida del resultado de la lucha entre estas dos fuerzas de clase contrapuestas. La clave para una victoria obrera sería la formación oportuna de un partido de vanguardia leninista-trotskista con arraigo entre los sectores más avanzados del proletariado.
La LTS/FT-CI trata a la burocracia cubana como si ésta estuviera comprometida con la destrucción del estado obrero. De ese modo afirma que el ejército cubano, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, es la “avanzada de la restauración capitalista” en Cuba hoy día. Esta noción contradice la esencia misma del entendimiento de Trotsky de la burocracia estalinista como una casta contradictoria, un tumor parasitario del estado obrero y sus formas de propiedad colectivizadas. Con su asfixiante burocratismo, sus mentiras, su corrupción y sus concesiones al capitalismo, la burocracia ciertamente pavimenta el camino para una posible contrarrevolución. Pero etiquetarla en su conjunto (o a una sección de ésta) de “avanzada de la restauración capitalista” es absolver escandalosamente el papel del imperialismo estadounidense, la Iglesia Católica, los exiliados contrarrevolucionarios cubanos y los derechistas al interior de Cuba, como las “disidentes” Damas de Blanco.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/34/cuba.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.09.18 11:56 inforepar1 Reparacion de ordenadores

Las bases de datos son una característica omnipresente de la vida en la era moderna, y sin embargo, la definición más que todo lo abarca del término "base de datos" - un sistema que permite el almacenamiento y recuperación de información eficiente - parecería desmentir que la modernidad. El diseño de estos sistemas ha sido un pilar de la actividad humanística durante siglos; las semillas de la base de datos computarizada moderna es totalmente evidente en las muchas taxonomías basadas en texto y sistemas de indexación que se han desarrollado desde la Edad Media. Siempre que los humanistas han acumulado suficiente información para hacer la recuperación (o comprensión global) engorroso, tecnólogos de cualquier época han tratado de exponer ideas sobre cómo representar esa información de una forma más manejable.
La base de datos informatizada, mientras que un nuevo desarrollo en este amplio esquema histórico, sin embargo, apareció más o menos al mismo tiempo que el uso temprano de las computadoras en ambientes académicos y comerciales. En tales contextos, el problema esencial de la organización y recuperación eficiente (generalmente entendida como cayendo bajo la rúbrica de estructuras de datos y algoritmos, respectivamente) se complica por la necesidad de sistemas que facilitan la interacción con múltiples usuarios finales, proporcionar representaciones independientes de la plataforma de datos, y permitir una inserción dinámica y supresión de la información. El uso de la tecnología de bases de datos entre los humanistas se ha fortalecido mediante la realización - común, tal vez, a muchas otras convergencias similares - que una serie de problemas fascinantes y oportunidades intelectuales se esconden debajo de estas cuestiones aparentemente prácticos. La inclusión de ciertos datos (y la exclusión concomitante de otros), el mapeo de las relaciones entre las entidades, la naturaleza a menudo en colaboración de la creación de base de datos, y la eventual visualización de patrones de información, todos implican una hermenéutica y un conjunto de posibles metodologías que son ellos mismos objetos dignos de estudio y reflexión.
En este capítulo se ofrece una introducción a estos temas, trabajando a través del diseño e implementación de una base de datos relacional sencillo (nuestro ejemplo almacena la información básica acerca de los libros impresos). La intención, por supuesto, es para eliminar algunas de las complejidades e idiosincrasias de datos del mundo real con el fin de que los detalles técnicos y conceptuales de diseño de bases de datos podrían surgir más fácilmente. Los datos a los que están acostumbrados los eruditos humanistas - obras literarias, eventos históricos, recensiones textuales, fenómenos lingüísticos - son, por supuesto, raramente simple. Haríamos bien, sin embargo, tener en cuenta que lo que podría ser visto como una inadecuación fundamental ha demostrado a menudo para ser la atracción principal de los sistemas de bases de datos relacionales para el erudito humanista. En lugar de la explotación de una congruencia natural entre ontologías relacionales y datos humanísticos, los eruditos a menudo han buscado una visión de las muchas formas en que la estructura relacional hace cumplir un cierto alejamiento de lo natural. Los términos que usamos para describir los libros en una librería (autores, obras, editores) y las relaciones entre ellos (publicados por, creado por, publicado en) poseen una aparente estabilidad para los que el modelo relacional es ideal. El más emocionante trabajo en la base de datos informática para las humanidades necesariamente lanza al menos territorio determinado. Cuando el profesional de negocios podría tratar de capturar la venta de boletos de avión o datos de los empleados, el erudito humanista busca captar acontecimientos históricos, reuniones entre los personajes, ejemplos de formaciones dialécticas, o ediciones de novelas; donde el contador podría expresar las relaciones en términos como "tiene un seguro" o "es el supervisor de", el humanista interpone las incertidumbres sugerentes de "fue influenciado por", "es simultáneo con", "se parece", "se deriva de".
Este tipo de relaciones como éstas tienen la posibilidad no sólo de una mayor capacidad para almacenar y recuperar información, sino de una mayor autoconciencia crítica y metodológica. Si la base de datos permite a uno en casa en un hecho o relación de forma rápida, permite asimismo la conexión casual para venir. Bases de datos relacionales en el estudio humanístico son, en este sentido, los mecanismos de pre-interpretativos no tanto como formaciones para-interpretativo. Al igual que con tantas actividades similares en las humanidades digitales, el acto de la creación es a menudo tan vital para el significado de la experiencia del esfuerzo académico como el uso del producto final.
Sistemas de gestión de bases de datos relacionales (RDBMS) representan la forma más popular de la creación de ontologías de búsqueda, tanto entre los humanistas de computación y entre los profesionales de otras áreas de la investigación y la industria, por lo que este capítulo se refiere principalmente con el diseño e implementación de sistemas de bases de datos utilizando lo relacional modelo. Aún así, el moderno paisaje base de datos sigue evolucionando. Por lo tanto, una cierta consideración de las bases de datos donde todavía pueden estar pasando (y donde humanistas pueden estar pasando con la tecnología de base de datos) es apropiado también.
El Modelo Relacional
EF Codd propuso por primera vez el modelo relacional en un artículo de 1970 en Communications of the ACM titulado "Un modelo relacional de datos para grandes bancos de datos compartidos." La propuesta de Codd se esforzó por superar las limitaciones de los sistemas anteriores, que habían sufrido dificultades relacionadas tanto a la ineficiencia (que es decir lento) acceso y mecanismos de almacenamiento difíciles de manejar - ineficiencias que a menudo resultaron de despidos en la representación de datos subyacente. Modelo de Codd hizo grandes avances en ambas áreas, y sin embargo, su logro es quizás más aguda evidente en la presentación matemática de sus ideas. Un investigador, que se refiere al papel de 1970 como "probablemente el más famoso de papel en toda la historia de la gestión de base de datos", señala:
Fue muy gran penetración de Codd que una base de datos podría ser considerado como un conjunto de relaciones, que una relación, a su vez podría ser considerado como un conjunto de proposiciones ..., y de ahí que todos los aparatos de la lógica formal podrían aplicarse directamente a el problema del acceso de base de datos y problemas relacionados.
(Fecha 2001) Esta idea fundamental ha generado una amplia literatura dedicada a la teoría de la base de datos, y si bien se han realizado varias adiciones importantes al modelo relacional, las bases de datos relacionales de hoy seguirá funcionando sobre la base de las ideas de Codd.
Diseño de base de datos
El propósito de una base de datos es almacenar información sobre un dominio particular (a veces llamado el universo del discurso) y para permitir una para hacer preguntas sobre el estado de ese dominio. Supongamos, por ejemplo, que estamos creando una base de datos que contendrá información sobre las ediciones actuales de las novelas americanas. Nuestro objetivo será la creación de un sistema que puede almacenar información sobre autores, obras y editores, y nos permitirá hacer preguntas como "¿Qué hicieron publicaciones Biblioteca productos Moderno en 1992?" y "¿Qué funciona por Herman Melville Actualmente en la impresión?" La base de datos más simple de todos simplemente enumerar los datos en forma de tabla (ver tabla 15.1).
Esta base de datos podría ser ampliado para incluir una vasta colección de autores y obras. Con la incorporación de un mecanismo con el que almacenar y consultar los datos, podemos imaginar fácilmente un sistema capaz de responder a las preguntas que nos gustaría plantear. Sin embargo, las ineficiencias, que los esfuerzos modelo relacionales para superarse, son evidentes incluso en este sencillo ejemplo. Una búsqueda de "Mark Twain", será necesario que el sistema continúe iteración a través de las filas después de que ha encontrado su primer éxito con el fin de asegurarse de que se han encontrado los partidos relevantes. Esto se debe a que nuestro modelo de datos permite - y, de hecho, exige - que el nombre del autor se introducirá en cada fila en la que se introduce un nuevo trabajo. Redundancias similares ocurren con fechas de publicación, los nombres de editores y direcciones editor. Por otra parte, un cambio de nombre de un autor (por ejemplo, la decisión de entrar en "Samuel Clemens" en lugar del nombre de la pluma del autor), será necesario que actualizamos todos los campos en los que aparece el nombre original. Incluso si ideamos algún mecanismo para asegurar una cierta vigilancia por parte de la máquina, todavía nos quedamos con una versión del mismo problema: tener que ir a "lugares en lugar de sólo uno En nuestro ejemplo, la redundancia parece problemático -. cualquier máquina puede hacer el trabajo rápido de una base de datos con seis puntos ". En un sistema que contiene miles o tal vez millones de artículos, el tiempo y el espacio extra que se requiere para llevar a cabo los algoritmos de búsqueda pueden convertirse en una responsabilidad grave.
Tabla 15.1
Última Primera YOB YOD Título bar Año Editorial Pub Dirección Mark Twain 1835 1910 Huckleberry 1986 Pingüino EE.UU. Nueva York Mark Twain 1835 1910 Tom Sawyer 1987 Vikingo Nueva York Cather Willa 1873 1947 Mi Antonia 1995 Library of America de Nueva York Hemingway Ernest 1899 1961 The Sun Also Rises 1995 Scribner Nueva York Wolfe Thomas 1900 1938 Look Homeward, Angel 1.995 Scribner Nueva York Faulkner William 1897 1962 El sonido y la Furry 1990 Random House de Nueva York Modelado relacional intenta factorizar estos despidos fuera del sistema. Podemos empezar modificando nuestro diseño original mediante el aislamiento de las entidades individuales en el dominio en un nivel más abstracto; es decir, mediante la localización de los tipos de información que varían independientemente uno de otro. El esbozo preliminar se muestra en la figura 15.1 puede surgir como una representación posible del dominio.
Cada una de las cajas en la figura 15.1 ilustra una entidad en particular con un conjunto de atributos asociados. Hemos conservado toda la información desde el diseño original, pero hemos secuestrado las diversas entidades entre sí de acuerdo a ciertas agrupaciones lógicas: autores (que tienen apellidos, nombres y fechas de nacimiento y muerte), las obras (que tienen títulos y año de publicación), y editores (que tienen nombres y ciudades donde tienen su sede). A menudo, los nombres que utilizamos para describir el dominio y la repetición de la palabra "que" ayuda a establecer estas entidades y sus atributos. Con este esquema básico también podemos agregar un conjunto de frases verbales que describen la naturaleza de las relaciones entre las entidades. Por ejemplo, los autores crean obras, y las obras son, a su vez, publicados por las editoriales. La incorporación de esta información puede dar lugar a lo que se llama una relación de entidad (ER) diagrama (ver figura 15.2).
Este diagrama captura las relaciones básicas que hemos aislado, pero queda por decir cuántas instancias de una sola entidad puede estar asociada con otras entidades en el modelo. Por ejemplo, un autor puede contratar con varias editoriales, y un editor puede ofrecer muchas obras diferentes por múltiples autores. Hay varias maneras de capturar estas características diagrammatically1. Simplemente vamos a utilizar el número "1" para indicar una sola instancia y una "M" para indicar varias instancias (ver figura 15.3). Podemos entonces leer la línea de relación que conecta autores y obras en el sentido de "Un autor tiene muchas obras."
Figura 15.1
Hasta ahora, hemos estado siguiendo el diseño lógico de la base de datos - un diseño totalmente independiente tanto de la representación de la máquina eventual de los datos y de la vista del usuario final de la información contenida en él. Haríamos bien en este momento para imaginar cómo esta estructura lógica podría estar llena con los casos particulares del primer modelo. Para ello, tenemos que hacer un cambio mental sutil en la forma en que vemos el diagrama entidad-relación. Podríamos estar tentados a ver las distintas cajas como áreas de almacenamiento que pueden contener los casos de los apellidos de los autores, trabajar títulos, y así sucesivamente. Sin embargo, hemos sido realmente el modelado de la forma genérica de que los casos particulares de los datos se llevará. La base de datos está poblada adecuadamente concebido como un conjunto de tablas con filas y columnas, en la que cada fila corresponde a las entidades y cada columna con los atributos del diagrama ER. Estas filas se refieren generalmente como los registros y la intersección de filas y columnas como campos. Tabla 15.2, por ejemplo, es una maqueta de una base de datos poblado construido de acuerdo a los términos del diagrama ER.
Esta visión más concreta de nuestra base de datos capta las entidades, pero no hace mención de las relaciones. Con el fin de representar las relaciones entre los registros, necesitamos introducir alguna variable que puede contener estas conexiones.
Nuestra capacidad de hacer esto se mejorará significativamente si podemos idear alguna forma de referirse a cada caso individual de una entidad en particular como un dato único. Después de todo, la base de datos final no simplemente conectar autores a las obras de alguna manera genérica, pero reflejará el hecho de que, por ejemplo, el autor Mark Twain creó tanto Huckleberry Finn y Tom Sawyer. El método habitual para el establecimiento de esta singularidad es crear una clave principal para cada registro - un valor único asociado a cada registro individual en una tabla2. Este valor es simplemente un nuevo atributo que se puede añadir a nuestro diagrama ER, y por extensión, una nueva columna en la base de datos final para cada tipo de registro. La entidad autor, por ejemplo, puede ser modificado como se muestra en la figura 15.4.
Figura 15.2
Figura 15.3
Tabla 15.2
AUTORES Apellido Nombre Año de nacimiento Año de la Muerte Mark Twain 1835 1910 Cather Willa 1873 1947 Hemingway Ernest 1899 1961 Wolfe Thomas 1900 1935 Faulkner William 1897 1962 TRABAJOS Título PubYear Las aventuras de Huckleberry Finn 1986 Tom Sawyer 1987 Mi Antonia 1,995 The Sun Also Rises 1995 Mira Hacia el Hogar, Angel 1995 El sonido y la furia 1990 EDITORES Nombre de la ciudad Pingüino EE.UU. Nueva York Library of America de Nueva York Schribner Nueva York Vikingo Nueva York Random House de Nueva York
Figura 15.4
La tabla de base de datos resultante sería entonces incluir una nueva columna para mantener este valor (véase el cuadro 15.3). Con las otras entidades modificadas del mismo modo, ahora tenemos una forma de referirse a cada registro individual en una mesa sin ambigüedad.
El siguiente paso es realmente en el corazón del modelo relacional. Con el fin de capturar el uno-a-muchos (1: M) relación entre autores y obras, se introduce un segundo atributo clave para las entidades en el lado "varios" de la relación - que puede contener una referencia (o puntero) de nuevo a la entidad en el lado "uno" de la relación. Esta referencia es, como la clave principal, simplemente otro atributo llamado una clave externa. Tabla 15.4, por ejemplo, muestra cómo la mesa "Obras" vería con campos adicionales para claves primarias y externas.
El campo de clave externa contiene la clave principal del registro con el que está asociado. Así, los registros para Las aventuras de Huckleberry Finn y Tom Sawyer (que se han asignado las claves principales 1 y 2, respectivamente) ahora contienen referencias de clave externa en el registro de los "autores" de mesa que lleva primaria tecla 1 (el récord de "Mark Twain "). De esta manera, la base de datos es capaz de retener una referencia para el autor "Mark Twain". La redundancia que obstaculiza el diseño original ha sido eliminado.
Desafortunadamente, la base de datos contiene todavía otros casos de redundancia. Por ejemplo, todos los editores en nuestra base de datos se encuentra en Nueva York, lo que significa que esta información se repite para todos los seis registros editor. Teóricamente, esta situación podría haberse evitado si nosotros mismos habíamos mantenido a una interpretación muy estricta de los "tipos de información que varían independientemente unos de otros", en nuestro diagrama inicial ER. En la práctica, tales redundancias son a menudo difíciles de discernir en el análisis inicial del dominio. Incluso puede ser que algunos despidos sólo aparecen después de una cantidad considerable de datos ya se ha entrado en un sistema prototipo.
Tabla 15.3
AUTORES Autor Identificación Apellido Nombre Año de nacimiento Año de la Muerte 1 Mark Twain 1835 1910 2 Cather Willa 1,873 1,947 3 Hemingway Ernest 1,899 1,961 4 Wolfe Thomas 1900 1938 5 Faulkner William 1,897 1,962
Tabla 15.4
TRABAJOS Identificación Trabajo Título PubYear Autor ID 1 Las aventuras de Huckleberry Finn 1.986 1 2 Tom Sawyer 1987 1 3 Mi Antonia 1995 2 4 The Sun Also Rises 1995 3 5 Look Homeward, Angel 1995 4 6 El sonido y la furia 1990 5 En cualquier caso, la eliminación de la redundancia en los "editores" de mesa es simplemente una cuestión de romper la "City" atributo apagado en su propia mesa, la asignación de un valor de clave principal para cada instancia de registro, y proporcionando un nuevo campo de clave externa en el " mesa de editores "que puede contener una referencia a la ciudad correcta. En otras palabras, tenemos que tomar uno de nuestros atributos y elevarlo a la condición de entidad (véase el cuadro 15.5).
Dado que los valores de clave principal en una tabla puede hacer referencia de varias tablas como claves externas, esta reestructuración puede tener un efecto secundario útil si alguna vez decide añadir "Lugar de nacimiento" de la tabla Authors.
Tabla 15.5
EDITORES Bar ID Nombre City ID 1 Pingüino EE.UU. 1 2 Biblioteca de América 1 3 Scribner 1 4 de Viking 1 5 Random House 1 CIUDADES CityId City 1 Nueva York Hay otro tipo de relación en este ámbito que no está representado; a saber, la de muchos a muchos (M: H) relación. Esta situación podría surgir fácilmente si varias editoriales lanzan ediciones de la misma obra. Nos describe de forma natural esta relación como ser, al igual que todas las relaciones en el diseño actual, de uno a muchos, pero en este caso, ya hay una relación uno-a-muchos en la otra dirección (de "editores" para " Trabajos"). Uno podría estar tentado simplemente para introducir un señalador clave externa a "Obras" de "editores" para complementar la que apunta la clave externa de "Editores" a "Obras". Sin embargo, la solución más conveniente es abstraer la relación en una nueva entidad llama (o tabla de unión) asociación. Una asociación es simplemente una nueva tabla que contiene las dos claves externas relacionadas (ver tabla 15.6). Esta asociación refleja el hecho de que EE.UU. Pingüino (ID bar 1) publica Las aventuras de Huckleberry Finn (ID de trabajo 1) y una edición de Tom Sawyer (ID Trabajo 2).
Cada registro en una asociación se le puede asignar una clave principal, pero en este caso (y en el caso de la mayoría de asociaciones) se entiende la combinación de las dos claves primarias para representar una combinación única. Por lo tanto, La mayoría de los RDBMS permiten declarar el par de valores para ser la clave principal para ese registro (la creación de estas claves compuestas se discutirá en la próxima sección).
Ahora hemos analizado nuestro dominio con el modelado entidad-relación y hemos comenzado a factorizar los mayores despidos en el modelo. Los lectores interesados ​​en la explicación formal de estas metodologías encontrarán recursos abundantes en la literatura académica del campo, y si bien no es necesario para entrar en estas cuestiones aquí, al menos un aspecto de la discusión más técnica merece mencionar incluso en un contexto de introducción.
Teóricos de base de datos (y diseñadores graves) a menudo hablan de bases de datos como estar en una de las cinco formas normales. Las formas normales pueden ser expresados ​​en términos teóricos establecidos, pero también pueden indicarse más simplemente como criterios de diseño por el cual juzgar la solidez del diseño de uno. Por ejemplo, un libro prácticamente mentalidad parafrasea la primera forma normal al afirmar que "en cada intersección de fila y columna, debe haber uno y sólo un valor, y ese valor debe ser atómica: no puede haber grupos que se repiten en una tabla que satisface la primera forma normal "(Bowman et al. 1999).
En el momento en una base de datos está en forma normal quinto, toda la redundancia se ha eliminado; como Bowman dice, "Las tablas normalizadas en este sentido consisten en poco más que las claves principales" (Bowman et al. 1999). Esto tiene la ventaja de hacer más fácil para el RDBMS para garantizar la integridad general de los datos, pero uno puede encontrar que las consultas sobre esos datos se convierten en algo confuso para componer. Al igual que con la mayoría de los asuntos relacionados con la programación de computadoras, hay que equilibrar los objetivos de corrección contra las exigencias prácticas del sistema y sus usuarios.
Tabla 15.6
TABLA EDITOR-WORKS Identificación bar Work ID 1 1 1 2 2 2 3 3 4 4 Esquema de Diseño
Hasta ahora, nuestras meditaciones sobre el diseño de bases de datos se han limitado a lo que normalmente podría realizar en la pizarra. La aplicación efectiva del diseño es mucho más parecido a la programación. Afortunadamente, hay poco en la etapa de implementación que requiere nuevos conceptos; en su mayor parte, simplemente tenemos que traducir nuestro diseño en una representación inteligible para la máquina. Esta representación se refiere generalmente como un esquema de base de datos y se crea utilizando Structured Query Language (SQL) 3.
Hay una serie de excelentes RDBMS-SQL compatible disponible para el erudito humanista. La mayoría de las humanidades computación proyectos que utilizan bases de datos emplean sistemas libres (open source), de los cuales los más populares son MySQL, mSQL, y Post-greSQL. También hay un número de sistemas comerciales en uso (Oracle, Microsoft Access, IBM DB2). Los sistemas difieren algo en sus conjuntos de características y en la cantidad de documentación disponible, pero todos proporcionan implementaciones eficientes, ricos en funciones del modelo relacional con las funciones de seguridad y gestión avanzada. Para nuestra base de datos, vamos a utilizar PostgreSQL - gratis los RDBMS, bien apoyado para sistemas Unix que se pueden descargar sobre el Internet.4
El esquema de base no es más que una representación legible por la máquina del diagrama ER. Podemos empezar por trazar las diversas entidades y sus atributos, pero ya que estamos dando instrucciones a la máquina, tenemos que ser más específica sobre la naturaleza precisa de los datos que deben registrarse:
Como la mayoría de los lenguajes de programación, SQL incluye la noción de un tipo de datos. Declaraciones de tipos de datos ayudan a la máquina para utilizar el espacio de manera más eficiente y también proporcionar una capa de verificación para cuando se introduce los datos reales (de modo que, por ejemplo, un usuario no puede entrar en datos de caracteres en un campo de fecha). En este ejemplo, hemos especificado que el last_name, first_name, título, los campos de la ciudad, y nombrar contendrán datos de caracteres de longitud variable (no más de 80 caracteres), y que el year_of_birth, year_of_cleath, y campos pub_year contendrá datos enteros. Otros tipos de datos posibles incluyen FECHA (por día, mes y año de datos), texto (por grandes bloques de texto de longitud indeterminada), y BOOLEANA (para los verdaderos valores / falso). La mayoría de ellos se puede especificar aún más para dar cuenta de la variación formatos de fecha, bases numéricas, y así sucesivamente. PostgreSQL, en particular, es compatible con una amplia gama de tipos de datos, incluyendo los tipos de formas geométricas, direcciones de Internet y cadenas binarias.
Las bases de datos a menudo difieren en la forma en que representan (y asegurar la integridad de las claves principales). En PostgreSQL, el método habitual es crear un mecanismo independiente para generar y hacer el seguimiento de los valores numéricos únicos, y para tener las tablas que contienen las entidades recuperar un valor de ese mecanismo cada vez que se crea un nuevo registro. Así, por ejemplo, para crear una clave principal para la tabla de autores, primero creamos lo que se llama una tabla de secuencias que contendrá el conjunto de valores únicos para esa tabla:
A continuación, puede agregar un nuevo campo a la mesa de autor, que tendrá como valor predeterminado el valor siguiente llamada de la secuencia adecuada:
Por tanto, esta nueva línea asciende a la siguiente declaración sobre el campo author_icl: la author_icl tendrá como valor predeterminado un número entero que corresponde al siguiente valor proporcionado por la secuencia de llamada author_seq.5
También queremos declarar este valor específicamente como la clave principal de la tabla. Esto se logra con la siguiente adición:
Una clave foránea es simplemente otro campo de datos, que, como el campo de clave principal, ha sido designado específicamente como una clave. Con el fin de captar la relación de uno a varios entre obras y autores, por ejemplo, podríamos modificar la tabla de trabajos de la siguiente manera:
La PRIMARY KEY () especificador también hace que sea fácil de declarar el editor y el trabajo identificadores en nuestra asociación editor / trabajo como una clave compuesta:
La designación de claves primarias y externas es uno de los aspectos más importantes del diseño de esquema, porque ayuda al sistema para lograr lo que se llama la integridad referencial. La integridad referencial se ve comprometida cuando borramos un registro que contiene una referencia a otro registro. Así, por ejemplo, si tuviéramos que eliminar un autor de la tabla authors, podríamos dejar una referencia a ese autor en la tabla de obras sin un referente. Un buen RDBMS utilizará las referencias claves primarias y externas, ya sea para evitar que esto ocurra o para avisar al administrador de la base de que la operación dará lugar a una referencia que cuelga (a veces llamado un puntero nulo).
El método para la creación de una base de datos vacía y conseguir este esquema en el RDBMS varía de un sistema a otro. La mayoría de los RDBMS ofrecen herramientas de línea de comandos para la creación de bases de datos y para la ejecución de comandos a través de un intérprete de comandos interactivo. La documentación para el RDBMS particular discutir estos asuntos en detail6.
Importación de datos
Importación de datos en este esquema requiere el uso de otro conjunto de comandos SQL. La más útil de éstos es la palabra clave INSERT, que agrega un registro a una de las tablas especificadas en el esquema:
La estructura de este comando es tal que los campos de destino se declaran en el primer conjunto de paréntesis y los valores reales en el segundo (la estructura del comando DELETE, para la eliminación de datos de una base de datos, utiliza la misma sintaxis). En la mayoría de los sistemas, las cadenas de caracteres deben ir entre comillas. Observe también que la sentencia INSERT no incluye una clave primaria porque nuestro esquema de base de datos ya ha dado instrucciones al sistema para utilizar el siguiente valor en la tabla de secuencias como predeterminado. Un registro de trabajo se puede añadir en la misma forma:
En este caso, sin embargo, tenemos que añadir un valor de clave externa que contiene una clave principal de la tabla autores. Hay tres maneras de lograr esto. La primera es simplemente para buscar el registro apropiado en la tabla de autores antes de ejecutar la sentencia INSERT para el trabajo, tenga en cuenta su clave primaria, y agregue esto a la declaración. La segunda manera es llevar a cabo una instrucción UPDATE después de haber creado el registro, lo que añade la clave principal para el autor a la author_icl campo de clave externa del registro de trabajo. La tercera y quizás la forma, más eficiente, es incorporar la declaración de que busca la clave primaria correspondiente en la instrucción INSERT para añadir un registro de trabajo. Los tres de estos métodos requieren que tenemos una comprensión de cómo consultar la base de datos para obtener información, por lo que vamos a aplazar esta discusión por un momento mientras exploramos los comandos de consulta de SQL.
Las consultas de bases de datos
El administrador de la base de datos se puede consultar la base de datos utilizando el comando SELECT. Para recuperar todos los apellidos actualmente en la tabla de autores, por ejemplo, se podría ejecutar el siguiente comando:
La mayoría RDBMS producirá la salida que se ve algo como esto:
En la mayoría de circunstancias, sin embargo, queremos crear una consulta más compleja que nos deje en casa en un registro en particular. Aquí, por ejemplo, es una sentencia SELECT que sólo selecciona los autores nacidos después de 1890:
Esta declaración comienza aislando dos campos que deben ser devueltos al usuario, pero luego agrega una cláusula WHERE que califica la búsqueda de acuerdo a criterios particulares - en este caso, a los expedientes en los que el valor entero contenido en el campo year_of_birth es mayor que ( o igual a) 1890. El resultado es una lista de autores:
Suponiendo que ya hemos creado registros de Mark Twain y de Las Aventuras de Huckleberry Finn, ahora podemos utilizar la sintaxis de consulta para descubrir la clave principal de Mark Twain y utilizarlo para llenar el campo de clave externa para sus obras. La primera se lleva a cabo con una sentencia SELECT:
El sistema devuelve el valor "1" Ahora podemos usar una instrucción UPDATE para modificar el registro de trabajo correspondiente:
El método más eficiente aludido más arriba - la carga de un registro en la tabla de obras con la clave externa apropiada en un comunicado - utiliza lo que se llama una subselección:
Esta declaración sigue la sintaxis habitual de la sentencia INSERT, excepto que el último valor en el segundo conjunto de paréntesis (la relativa a author_id) es en sí mismo una declaración SELECT diseñada para devolver un solo valor: la clave principal para el registro de autor con el palabra "Twain" en el campo apellidos.
Consultas de bases de datos pueden alcanzar un importante nivel de complejidad; la cláusula WHERE puede aceptar los operadores booleanos (eg''WHERE yearof_birth> 1890 Y year_of al nacer <1,900 ''), y la mayoría de las implementaciones de SQL ofrecer palabras clave para cambiar el orden de la salida (por ejemplo, ORDER BY year_of_birth). Aprovechando al máximo el modelo relacional, por otra parte, requiere que seamos capaces de reunir información de varias tablas y presentarlo en una lista de resultados. Esta operación se llama una unión.
Supongamos que queremos devolver un conjunto de resultados único que enumera los nombres de los autores, títulos y editores de todos los trabajos en la base de datos. Si lo hace, será necesario que nos reunimos la información de las tablas de autor, los editores, y de trabajo, y también de la asociación que une a los editores de obras. La sintaxis para la construcción de esta consulta se desprende la plantilla general de SELECT ... DESDE DONDE ... ... pero con una peculiaridad:
Cualquier base de datos de complejidad no trivial tendrá nombres de columnas equivalentes repartidos en varias mesas. Esta equivalencia se producirá de forma natural con columnas que representan conceptos comunes (como "fecha"), sino que se producirá inevitablemente con las teclas (ya que la etiqueta de clave principal en una tabla menudo ocurrirá que la etiqueta de clave externa en varios otros). La clave para entender esta unión consulta radica en la cláusula FROM, donde cada tabla que participa en la unión es un alias a una variable corta. En esta consulta, la variable a se interpondrá en la tabla authors, w para las obras, y así sucesivamente. Así, podemos leer la primera parte de la consulta como diciendo "Seleccione el campo last_name de la tabla de los autores, el campo first_name de la tabla de autores, el campo Nombre de la tabla de los editores, y el campo de título de la tabla de trabajos." La cláusula WHERE luego trata de hacer coincidir las columnas de clave adecuadas: la PUBLISHER_ID en los editores y pub_works tablas deben coincidir con el work_id en las obras y pub_works tablas deben coincidir, y los author_ids en los autores y obras tablas deben coincidir. El RDBMS volverá entonces todos los registros que coinciden con todos estos criterios en el orden en que fueron solicitados en la primera parte de la consulta:
Restricción esta consulta a un solo autor es simplemente una cuestión de añadir otra restricción a la cláusula WHERE: pair. last_name = d 'Twain'.
La necesidad de unirse a las operaciones (y subconsultas, que a menudo se puede utilizar para lograr la misma cosa) aumenta a medida que las bases de datos se acercan a la plena normalización. Los administradores de bases de datos que desean sacar el máximo provecho de un buen diseño relacional querrán estudiar las características particulares de su aplicación SQL de cerca.
Administración de la base de datos
Un buen RDBMS incluirá todas las facilidades necesarias para la implementación de un esquema, la importación de datos en el sistema, y ​​la realización de consultas. Sin embargo, tales instalaciones representan sólo una parte del conjunto general de las funciones y capacidades necesarias para la creación de un sistema de producción.
La prudencia sugiere que sólo unos pocos privilegiados usuarios deben poseer la capacidad de crear y destruir las bases de datos, y que un conjunto más amplio (pero no ilimitado) de los usuarios de poder agregar los datos de las bases de datos existentes. También puede haber datos administrativos almacenados en la base de datos que no están destinados para los usuarios normales del sistema.
submitted by inforepar1 to informatica [link] [comments]


2015.03.03 09:24 anarxy_XXX PP algo más que franquismo y opus, son los hijos de cristo rey las faes, tardofranquismo y terrorismo consentido.

El otro día escribí un hilo con suficientes argumentos irrevocables que avalan y vinculan con el ultraderechismo al PP, pero realmente hay cosas incongruentes en algunas vinculaciones tales como mezclar franquismo y opus dei que ya por historia deberían ser casi como el agua y el aceite, sin embargo es la historia la que nos cuenta como se llega al punto de inflexión para terminar evolucionando en cosas completamente diferentes aunque sus raices sean esas.
Parece ser que nuestra historia, nos la han contado muy bien hasta el siglo XX, cuando llegamos ahí la mezcla de perspectivas y omisiones nos dan tan solo una vaga imagen de un capitulo oscuro, tan oscuro...que la transición politica no solo significó el salir de una dictadura si no asistir a los coletazos de los adeptos de la dictadura. Murió franco pero sus herederos no, y al igual que evolucionan las politicas de otros ideales, no iba a pasar menos con la ultraderecha.
Confieso por tanto, que encajar la historia y sus términos me supone aprender, indagar y vincular, pues mi historia la que me contaron se reduce a lo que simplemente quisieron enseñarme, pero ojos que que veis, veis lo que queréis...pongámonos pues a buscar fuentes y entender como se llego a ese punto...
¿realmente PP es franquismo?
Resulta curioso como en todas las formaciones aparecen voces disonantes, guerras de poder que quieren imponer las minorías ante las mayorias y surgen bifurcaciones dentro de las ideologías que intentan imponer sus pautas, y el franquismo sufrió esta doblez en su decadencia, tal vez por simples guerras de poder y flaqueo ya de un dictador muy envejecido y surgiera un movimiento...
Guerrilleros de Cristo Rey fue un grupo parapolicial de ideología ultraderechista que actuó en España principalmente durante la década de 1970.
A lo largo de los años 60 surgieron distintas bandas de extrema derecha con el objetivo de contrarrestar y combatir a los movimientos antifranquistas que iban apareciendo en el ámbito universitario. Los Guerrilleros de Cristo Rey surgieron a finales de la década, dirigidos por el veterano de la División Azul Mariano Sánchez Covisa. Paul Preston y Rodríguez Tejada apuntan la existencia de sospechas de que estas organizaciones —entre ellas los Guerrilleros de Cristo Rey— pudieran tener origen,4 «estar relacionadas con»1 o «ser apoyadas por»5 los servicios secretos del Estado (SECED), durante la presidencia de Carrero Blanco, así como que contaban con cierta connivencia por parte del gobierno4 y relaciones con la agrupación de Blas Piñar Fuerza Nueva
Las primeras acciones que se hacen eco de estos «Guerrilleros de Cristo Rey» datan de diciembre de 1970, año en el que propinaron una paliza a varios curas progresistas en la localidad vizcaína de Ondárroa, entre los que se encontraban Emiliano de Iturraran y Jesús Garitaonandia. Sánchez Covisa, químico de profesión, fue detenido el 2 de mayo de 1974 por un ataque a una misa auspiciada por los Movimientos Apostólicos Obreros de Madrid
1. El 9 de mayo de 1976, durante los sucesos de Montejurra, se relacionó a los Guerrilleros de Cristo Rey con la acciones violentas que se llevaron a cabo, junto a otras organizaciones extremistas. 1. El 26 de septiembre de 1976, miembros de la organización mataron al estudiante de 21 años Carlos González Martínez,10 asistente a una manifestación en homenaje de los últimos ejecutados del franquismo. El suceso tuvo lugar en Madrid, en la calle Barquillo. 1. ** El 23 de enero de 1977** miembros de la organización asesinaron a Arturo Ruiz, un joven de 19 años, en las inmediaciones de la plaza del Callao,12 profiriendo gritos de «¡Viva Cristo Rey!».14 Arturo Ruiz era miembro de la Joven Guardia Roja, la sección juvenil del Partido del Trabajo.14 Al parecer el asesinato fue cometido por la espalda y la víctima falleció prácticamente en el acto.
El asesinato fue reivindicado por la Triple A (Alianza Apostólica Anticomunista). El 24 de agosto de 1978 fue quemada en Bilbao la sede de la revista anarquista Askatasuna, suceso con el que se relacionó a esta banda de los Guerrilleros de Cristo Rey.16 17 El grupo efectuó ataques contra curas cercanos al movimiento obrero4 y los sectores de la Iglesia más críticos con el régimen.18 Según Stanley Payne terminaron siendo «repudiados» por la Iglesia.
Tras la entrada de la constitución española de 1978, la legalización de los partidos democráticos o el abandono de muchos de sus integrantes fue debilitando a los Guerrilleros de Cristo Rey, cuyo proceso de disolución finalizó a principios de la década de 1980.

--

Hay que hacer hincapié y tomar nota de los detalles, porque veréis, esta historia parecía destinada a morir en los años 80, pero si observamos la ideología como tal entenderemos que se intenta realmente cuando se saca a colación el tema de ETA en la actualidad como una manía compulsiva, pero si observáis la historia lo que veréis es por ejemplo en la actualidad la obsesión por sacar ETA a eduardo Inda, a esperanza aguirre y a múltiples dirigentes del partido popular casi como un asunto personal...
Y es que me apuesto 20 a una que muchos incluida yo jamás habíamos oido hablar de esto :
Terrorismo tardofranquista
El terrorismo tardofranquista estuvo constituido por una serie de grupúsculos y acciones de violencia política y terrorismo de extrema derecha neofascista y de Estado que se desarrollaron en España entre la muerte del dictador Franco (1975) y principios de los años 80. Operaron bajo diversos nombres como Batallón Vasco Español (BVE), Alianza Apostólica Anticomunista o Triple A, Antiterrorismo ETA (ATE), Acción Nacional Española (ANE), Grupos Armados Españoles (GAE), Guerrilleros de Cristo Rey y otros de menor resonancia, como los Comandos Antimarxistas, esencialmente dedicados a la violencia callejera contra personas de ideas contrarias. En palabras de un antiguo militar que formó parte de estos grupos, «eso sólo son siglas, nombres que van saliendo y que se van utilizando conforme se necesita». La tutela de los atentados la tenían agentes del servicio secreto SECED (Servicio Central de Documentación), con dinero y manos libres para actuar al margen de la ley.1 La actividad de estos grupos sería utilizada, al mismo tiempo, para ejercer presión sobre el gobierno francés ante la negativa del mismo, en aquellos años, a extraditar a activistas vascos
Como consecuencia de sus acciones resultaron muertas unas 66 personas,3 desde militantes de ETA hasta abogados laboralistas de izquierdas (la "matanza de Atocha") o sindicalistas de la CNT (Caso Scala), pasando por los carlistas asesinados en 1976 durante los denominados sucesos de Montejurra, y ciudadanos que no tenían ninguna relación con la política.3 Estaban constituidos por elementos civiles, policías y militares, todos ellos afectos al régimen anterior. Los grupos tuvieron vínculos más o menos estrechos con organizaciones terroristas neofascistas europeas y americanas y también con grupos derechistas legales como Fuerza Nueva. Su objetivo era eliminar a quienes consideraban "enemigos de la Patria" y contribuir a la desestabilización de la naciente democracia. Conforme ésta fue consolidándose, y tras el fallido golpe de Estado del 23-F, fueron debilitándose. En 1982 se pueden considerar desaparecidos.
Aunque muchos si habréis oído como yo hablar de la matanza de atocha fue un atentado terrorista cometido por extremistas de derecha en el centro de Madrid la noche del 24 de enero de 1977, en el marco del llamado terrorismo tardofranquista. Cinco abogados fueron asesinados, marcando la transición española iniciada tras la muerte del dictador Francisco Franco. ,
Pero no es el único atentado terrorista pues su historia del terror, de los hijos de cristo rey, tiene una historia tan sangrienta como la propia ETA. en este link podeis consultar el numero de asesinatos que hacen temblar a cualquiera y que ruego en un rato libre observéis http://es.wikipedia.org/wiki/Terrorismo_tardofranquista
http://imgur.com/zj2YUoI

-----------

Sin embargo el 23-f a titulo oficial murió el movimiento, ¿pero realmente murió? ¿que vinculaciones hay en la actualidad?
Y aunque omito en esta historia larga muchos detalles, algunos en este punto si habeis leido empezareis a entender ese afan por vincular a podemos a eta y al comunismo, no es otra cosa que satisfacer el odio y enquina que sostiene los ejes de un partido cuyas raices se basan en lo que estoy mostrando...pero para eso hace falta pruebas...
Ana Botella, Michavila, Acebes, Carlos Aragonés o Gustavo Villapalos, nombres clave de la derecha española en el imparable ascenso del emporio religioso y económico del pederasta Marcial Maciel en nuestro país.
"La confesión. Las extrañas andanzas de Marcial Macial y otros misterios de la Legión de Cristo", publicado por la editorial Debate, recoge la evolución de los Legionarios de Cristo desde la primera llegada a España de su fundador, Marcial Maciel, entonces un joven sacerdote mexicano de 26 años que encontró en la España franquista de los años cuarenta un auténtico paraíso para la puesta en marcha de una Congregación ultra conservadora, que está en sus horas más bajas tras haber sido intervenida por el Vaticano, a raíz de los abusos sexuales y escándalos económicos de su fundador, el ya fallecido Maciel.
El periodista Jesús Rodríguez, explica en su libro cómo Ana Botella, esposa del entonces presidente del gobierno, José María Aznar, jugó un papel clave desde finales de los noventa en el vertiginoso ascenso de los Legionarios en España. La hermana de Ana Botella, Macarena, la esposa del ex-ministro Ángel Acebes, el ultracatólico Gustavo Villapalos, ex-rector de la Universidad Complutense de Madrid y consejero de Educación con el gobierno de Ruiz Gallardón en la comunidad madrileña…Todos ellos y otros muchos relacionados con el PP, han tenido un papel determinante en el ascenso de los guerrilleros de cristo.
"Creo que hay una comunión de ideas casi teocrática: no al aborto, no al matrimonio entre personas del mismo sexo, no a la investigación con células madre, hay una línea política y una línea religiosa que se entrecruzan", explica Rodríguez.
La Legión tiene en España una Universidad y nueve colegios
videos variados ---------->
Policía apalea manifestantes laicos mientras ultracatólicos insultan y gritan "Viva Cristo Rey" http://youtu.be/871C7FZ2Bu0

-------------------------------------------------------------------

la vinculacion actual En un archivo del pais a una entrevista a ana botella le preguntan -¿Es usted miembro de la Legión de Cristo Rey? -Tengo un hermano que es sacerdote de los legionarios. Y si apoyar, colaborar y defenderlos es ser de los legionarios, lo soy.
fuente ---->http://elpais.com/diario/2002/02/24/domingo/1014525692_850215.html
¿como es posible nos preguntamos que aquella organización sanguinaria tenga hoy como alcadesa una persona que apoya y se jacta de esto?... porque la violencia terrorista de los ultras continua...
31 de agosto en Manresa 2011, un joven manresano, detenido por los Gossos de Cuadra intentó huir por no tener los papeles en regla, entró en estado de coma mientras estaba bajo custodia policial en el Hospital de San Juan de Dios de Manresa. .
os dejo a modo de foto el compendio de crimenes durante el 2012 y 2013--------------> http://imgur.com/PBnajfy
Las guerras del terror, no estan en podemos pues está claro que donde se instaló el odio es en esos partidos que hicieron la prolongación y exaltación de algo que debió morir en los años 80...sin embargo ahí siguen. los cachorros levantando banderas de odio cuando en sus raices hay sangre de inocentes muertos por el extremo conservador que una vez más mata y oprime en el nombre de dios....
Si y claro que hay una iglesia progresista, una iglesia que entiende la sociedad pero esa también es castigada, tal vez ahora para algunos se más fácil entender porque hay esa obsesión por sacar el tema de ETA, la obsesión por los colegios privados católicos, y llamarnos comunistas..y es que esto está en su ADN la del PP, un adn de odio y de rencor....puro terror.
Esta es la segunda parte del hilo primero http://www.reddit.com/podemos/comments/2xjkc6/el_pp_es_franquismo_fascismo_y_opus_dei_cientos/ Donde un usuario se pregunta como es mezclar con el opus dei el franquismo, ante dudas y argumentos aunque con fines dudosos si lo encontré un argumento sostenible que podía invalidar la cuestion, así pues es el cápitulo intermedio que vincula la extrema derecha con la iglesia ultracatolica, donde son los téminos los que hacen confuso el primer titular...
submitted by anarxy_XXX to podemos [link] [comments]


2014.09.20 08:37 segovro PODEMOS y "LA GRAN TRANSICION"

Estos días estamos discutiendo los programas económicos que vamos a llevar a las municipales, las autonómicas, las generales. Sin embargo, no dejan de ser primeras medidas de choque a la crisis actual. La crisis actual no es mas que un trueno que anuncia las tormentas de crisis globales que se nos avecinan. Hace falta dotarse, por tanto, de una visión mas a largo plazo. La NEW ECONOMICS FOUNDATION lo llama “THE GREAT TRANSITION”http://www.neweconomics.org/publications/entry/the-great-transition LA GRAN TRANSICIÓN Diversos colectivos de economistas y movimientos de nueva economía están confluyendo hacia una serie de principios comunes como alternativa al próximo colapso del mundo que conocemos. Estas son las principales propuestas que están adquiriendo repercusión internacional. A ellas se suman una miriada de colectivos y propuestas de ámbito más nacional o local. - The New Economics Foundation http://www.neweconomics.org/ - Gemeinwohl-Ökonomie http://www.gemeinwohl-oekonomie.org/ - Econ4 http://econ4.org/ - The Transition Network http://www.transitionnetwork.org/ - P2P Foundation http://p2pfoundation.net/ - %ATTAC http://www.attac.es/ Todas ellas van convergiendo hacia ideas que intentamos resumir a continuación. Estas ideas ya estan inspirando inicitativas gubernamentales hacia una Economia de los Comunes, como la FlokSociety http://floksociety.org/ en Ecuador. Gran Revalorización Se defiende que el objetivo central de las decisiones políticas debe ser la creación de valor social y ambiental. Esto debe ser cierto tanto para la toma de decisiones privadas, como para la toma de decisiones públicas, con precios de mercado que reflejen los costes y beneficios sociales y ambientales reales. Tenemos que hacer las cosas "buenas" baratas y las cosas "malas" caras - con demasiada frecuencia esto es lo contrario de lo que tenemos hoy. Mientras el logro de buenos resultados sea independiente del negocio real de los negocios, no vamos a ver que se alcancen estos resultados. Del mismo modo, la política pública no puede aspirar a crear los mejores resultados sociales y ambientales posibles a menos que esto esté en el centro de la formulación de las políticas. En ambos casos, la creación de valor real nos obliga a medir con precisión estos resultados e integrar estas medidas en el núcleo de la toma de decisiones públicas y privadas. Este es un primer paso vital, del que dependen muchas otras cosas. Gran Redistribución Se propone una redistribución de los ingresos y la riqueza que crearía valor al trasladarse recursos de los que no los necesitan hacia quienes los necesitan. Se trata de poner en valor el beneficio económico y social de la equidad. Proponemos la creación de Dotaciones a los Ciudadanos de hasta 25.000 € para todas las personas al llegar a la edad de 21 años, para que puedan invertir en su futuro con empresas o cooperativas emprendedoras, así como Dotaciones Comunitarias para proporcionar bienes de propiedad común que se puedan invertir en nuestras comunidades locales. Ambos serían financiados por un aumento en el impuesto a las herencias al 67%. Además de los factores materiales, sin embargo, también necesitamos redistribuir el tiempo. Al compartir las horas de trabajo y las tareas de manera más equitativa, todo el mundo sería capaz de realizar un trabajo con más significado, y acortando la semana laboral a cuatro días que podría crear un mejor equilibrio entre el trabajo remunerado y la "economía nuclear" vital de la familia, los amigos y la vida comunitaria. Un salario básico ciudadano pagaría esos trabajos en el núcleo familiar y además se deberían pagar las horas de voluntariado en trabajos en los bienes comunes. Proponemos también una redistribución de la propiedad para crear una forma de "democracia económica", donde las acciones de las compañías se transferirán gradualmente a los empleados en un resurgimiento de las formas de propiedad sociales y de cooperación. Las sociedades más iguales son sociedades más felices, más eficientes y más creativas. Al centrarse en la equidad cosechamos beneficios tanto sociales como económicos, ya que nos ahorramos pagar un precio tan alto para los males sociales asociados con altos niveles de desigualdad. Gran Reequilibrio Se propone un rol positivo para el funcionamiento de los mercados, pero sólo una vez que los mercados se hayan establecido de tal manera que los precios reflejen los verdaderos costos y beneficios sociales y ambientales, y cuando los mercados operen dentro de los límites definidos científicamente. El precio de los productos debe incluir de forma sistemática en los costes de ciclo de vida (http://en.wikipedia.org/wiki/Life-cycle_assessment) según análisis científico realizado por expertos independientes. Más allá, todos los hitos importantes de la economía se evaluaran en torno a una matriz del bien común (http://www.gemeinwohl-oekonomie.org/idee/matriz_bien_comun_4-2) elaborada por consenso político. También se sostiene que la esfera del mercado tiene que estar más firmemente vinculada y reequilibrada con la esfera pública y la "economía nuclear" - nuestra capacidad de cuidar, enseñar, aprender, empatizar, protestar y a las redes sociales que crean estas capacidades. Al exponer las funciones esenciales del Estado, se vuelve a ver un rol positivo - el Estado debe ser visto como "nosotros" y no como "ellos", y como un ámbito en el que nos unimos para lograr las cosas que se hacen mejor colectivamente. Argumentando a favor de una definición más amplia de "bienes públicos", "los comunes" (http://www.makingworlds.org/2nd-forum-on-the-commons/schedule/) a través de una Carta de los Comunes (http://madrilonia.org/2011/12/participa-en-la-carta-de-los-comunes/) parte integrante de la Constitución, y por la importancia de mantener niveles bajos de desigualdad, se aboga por un estado facilitador, que apoya a los ciudadanos, pero que también trabaja con ellos para "coproducir" bienestar en áreas como la salud y la educación. Este papel facilitador requiere un equilibrio justo entre la provisión directa como servicios del estado, la co-producción, y la promoción de fuertes relaciones locales donde la gente se anima a unirse para alcanzar sus objetivos comunes y dar forma a sus propios resultados a través de diversas formas e instituciones de cooperación y voluntariado. Gran Localización Se argumenta a favor de un concepto más amplio de "subsidiariedad" - la idea de que las decisiones se tomen mejor a la escala lo más local posible. Esto está consagrado en el principio, aunque no siempre en la práctica, con respecto a la participación política y la toma de decisiones, un principio que hay que hacer más genuinamente participativo y democrático, pero también con más significación. Con esto queremos indicar que hay que mover verdaderamente el poder del centro a los organismos descentralizados democráticas y que hay que dar a las personas locales una voz real en cómo se ejerce el poder. El principio de subsidiariedad debe aplicarse también al sector privado. La redefinición de la "eficiencia" más allá de su estrecho enfoque económico, exige una visión más completa, donde el impacto sobre el tejido social de las ciudades, pueblos y áreas rurales sea importante al considerar cuestiones tales como la producción de bienes y servicios. Explorando la cuestión de qué cosas es mejor producirlas local, regional, nacional e internacionalmente, sugerimos algunos criterios que pueden ayudar en este juicio y se defiende una mayor autosuficiencia local en algunas áreas, combinado con un comercio regional, nacional y comercio internacional en otras. Es evidente que "grande" no siempre es "mejor", aunque tampoco necesariamente lo es "pequeño". Lo que necesitamos es la escala adecuada y, sobre todo, un medio libre de decidir lo que esta debe ser. El éxito económico del gobierno no se mide por el Producto Interior Bruto, sino por índices que reflejen el bienestar social (http://www.happyplanetindex.org/). Gran Reciclaje Formativo Continúa esta línea de pensamiento, partiendo de la posición de que una mayor producción local nos obliga a volver a aprender muchas habilidades que han sido olvidadas en nuestra hiper especialización y delegación a la producción mundial. De la agricultura a la manufactura a la disposición de las finanzas locales, volver a la escala adecuada, significa dotarnos de los medios necesarios para hacerlo. Convirtiéndonos en menos pasivos en términos de consumo y producción de productos generados por o para la economía localizada comenzaríamos a recuperar nuestra autonomía, que se extendería a la cultura y las artes, donde se produciría el comienzo de un renacimiento potenciando la vida. Esto no es sólo el caso de la economía y de las artes, la toma local de decisiones basada en la participación activa será más efectiva cuando la gente está bien informada sobre lo que hace funcionar su economía local y lo que hace que los servicios públicos sean capaces de lograr los mejores resultados. El logro del consenso requiere la más completa comprensión de estas cuestiones como sea posible. Gran Irrigación Económica Las finanzas deberían facilitar muchos de los cambios propuestos. El dinero debe ser despolitizado, y ha llegado el momento de llevar a cabo la separación del dinero y el estado. Los compradores y los vendedores deberían ser libres para usar cualquier medio de pago que les sea mutuamente conveniente, incluyendo la emisión y la aceptación de sus propias monedas. El dinero debe expresar sobre todo el compromiso, la palabra, de los productores de entregar al mercado los productos prometidos. Para las finanzas públicas, diferenciamos entre el impuesto y el gasto y entre los niveles nacional y local. Hay que elaborar criterios para lo que hay que usar el dinero, y esto debería plantearse en estos dos niveles. Se abogan por un cambio en los impuestos, en vez de gravar "bienes" tales como el trabajo, hay que gravar "males", tales como la contaminación, el consumo y la especulación a corto plazo. Abogamos por nuevos impuestos al consumo variables, en sustitución de impuesto sobre la renta para la mayoría de la población, que reflejen los costos sociales y ambientales de los bienes a través del análisis de los costes del ciclo de vida. Para la financiación privada de nuevo se distingue entre nacionales y locales, con el argumento de que los proyectos a gran escala, como la construcción de una infraestructura para una energía verde y la infraestructura de transporte deben financiarse a través de impuestos a nivel nacional sobre daños al medio ambiente o la posesión de la tierra, y la creación de dinero público en su caso. Esto se canalizaría a través de "Bancos de Inversión Verde” públicos. Para el crédito privado se sugiere vincular la capacidad de los bancos para canalizar el ahorro con la capacidad de los prestatarios para construir valor social y ambiental, y la reducción de las burbujas de crédito dañinas mediante la prohibición a los bancos de crear dinero de la nada basado en la deuda. Para sacarnos de la trampa de la deuda que ahora se enfrentan, en lugar de recortar los servicios públicos se proponen nuevos “Banco Públicos de la Vivienda”, ofreciendo a la gente la oportunidad de transferir una parte de su deuda hipotecaria en forma de capital, y el pago de alquiler social como compensación. A nivel local, se argumenta a favor de una reestructuración de la "ecología de las finanzas" locales de las instituciones privadas, públicas y de las cooperativas diseñada para satisfacer las necesidades locales. En el ámbito público local, de nuevo se sugiere que se utilice el sistema fiscal para fomentar los "bienes" sociales y se desalienten los "males" desalentar y que las prioridades deben reflejar las prioridades locales, democráticamente determinadas. Gran Interdependencia Sitúa firmemente las propuestas en un contexto internacional. El supuesto es que hay un determinado "acuerdo" mundial que aborda las desigualdades globales, tanto desde el desarrollo como desde la perspectiva ambiental. En concreto, se supone que la tasa esencial mundial sobre las emisiones de carbono para evitar un cambio climático irreversible se ha logrado y que la participación de cada país en este presupuesto total de carbono es apoyado ampliamente por la población. Todos los países desarrollados, como parte de lo mismo "acuerdo global", esta financiación total se suma a la cifra necesaria para que los países en desarrollo puedan erradicar la pobreza y financiar su propia transición hacia el desarrollo sostenible. La reducción de las importaciones totales y la remodelación de la composición de estas importaciones, obviamente tendría un impacto en las estrategias de desarrollo nacionales, pero este proceso ya está en marcha, hasta cierto punto. La actual crisis mundial ha hecho que muchos países en desarrollo cuestionen la creencia en el crecimiento de las exportaciones hacia las economías desarrolladas como el modelo de desarrollo. Si bien no estamos de ninguna manera sugiriendo que las exportaciones deben cesar, sin duda se reducirían si se midiera el impacto medioambiental del transporte de mercancías en todo el mundo y se contabilizara en los precios. Un reequilibrio del desarrollo interno y externo enfocado es deseable por muchas razones, y veríamos una producción más local y más comercio regional convertido en la norma.
submitted by segovro to podemos [link] [comments]


En línea  Adelanto 1 FREE: La relación del siglo XXI La primera vez: TRUCOS para que sea perfecta  La Alcoba ... Buscar Pareja En Internet Relacion en linea - Neztor MVL ft Flow Mc (Rompiendo Las Reglas) Las Relaciones por Internet Funcionan? Mi problema con las relaciones en línea - YouTube A falta de vivienda propia...¿dónde tener sexo? 7 cosas que debes saber si planeas hacerlo durante el periodo de la mujer Se Pueden Tener Relaciones Durante El Embarazo ?

Las heridas afectivas de la infancia y las repercusiones ...

  1. En línea Adelanto 1
  2. FREE: La relación del siglo XXI
  3. La primera vez: TRUCOS para que sea perfecta La Alcoba ...
  4. Buscar Pareja En Internet
  5. Relacion en linea - Neztor MVL ft Flow Mc (Rompiendo Las Reglas)
  6. Las Relaciones por Internet Funcionan?
  7. Mi problema con las relaciones en línea - YouTube
  8. A falta de vivienda propia...¿dónde tener sexo?
  9. 7 cosas que debes saber si planeas hacerlo durante el periodo de la mujer
  10. Se Pueden Tener Relaciones Durante El Embarazo ?

Hold me tight - Smyang Piano https://open.spotify.com/track/65iFyMpnSGT34YYaI6I5GY?si=zDF3eWgzTBibqQBbf89UQw Vida en línea-Relaciones en el Siglo XXI - Duration: 2:26. Imagen Noticias 756 views. ... ¿Las nuevas tecnologías están acabando con las relaciones sociales? - Duration: 2:17. Primer adelanto de #EnLínea novela web de comedia romántica sobre las relaciones en las redes sociales. Amor, bicicletas y vistos de whatsapp. 50+ videos Play all Mix - Relacion en linea - Neztor MVL ft Flow Mc (Rompiendo Las Reglas) YouTube Eanz ft Neztor Mvl - Estar Sin Ti (Vídeo Oficial) - Duration: 5:27. Eanz Oficial 8,683,814 views En los sitios de citas, no está mal visto que un hombre o una mujer con varias mujeres a la vez individuales. Esto significa que usted puede mantener su posibilidades de elección que, sin ser ... Racist Privileged Black Woman Tells White Students To Get Out At University Of Virginia - Duration: 7:57. Conservative Twins Recommended for you La dificultad para poder costear un alquiler o compra de vivienda en Venezuela, retrasa la edad de los jóvenes para 'dejar el nido'. Sin espacio propio ni la intimidad deseada, la imaginación ... La primera vez: TRUCOS para que sea perfecta La Alcoba de Elsy Reyes Salud180 ¿Tienes miedo de que tu primera vez sea dolorosa, estresante e incómoda? No... Hola [email protected] hoy les relato en este vídeo lo mas importante que tienes que saber si planean tener sexo durante el periodo menstrual de la mujer. Si el vídeo te gusto no olvides apoyarme dándole ... Si te interesa saber si tener relaciones durante el embarazo causa algún problema o riesgo, en este video te lo explicamos.